29 de septiembre de 2010 / 13:31 / en 7 años

Concurrida manifestación en Bruselas contra la austeridad

Por David Brunnstrom

BRUSELAS, 29 sep (Reuters) - Decenas de miles de personas se manifestaron el miércoles en Bruselas en un día de protestas en Europa contra las medidas de austeridad de los gobiernos, que los sindicatos dicen que retrasarán la recuperación y castigan a los sectores más desfavorecidos.

Los sindicatos han convocado manifestaciones en 13 capitales europeas, desde Lisboa a Helsinki, mientras que en España han llamado a una huelga general en contra de los recortes públicos y las reformas laborales y de las pensiones que pretenden atajar la crisis económica.

“La principal sensación de la gente es que para el sistema bancario hay millones y millones de euros, pero los pagos sociales se están recortando. Eso no está bien”, declaró Ralf Kutkowski, un minero alemán que participaba en la protesta en la capital belga.

Los manifestantes, ondeando banderas de los sindicatos y pancartas que decían “No a la austeridad” y “Prioridad para los empleos y el crecimiento”, se dirigieron hacia la sede de las instituciones europeas. Entre los 50 sindicatos representados había mineros alemanes del carbón, trabajadores rumanos del gas y estibadores polacos.

La protesta estaba encabezada por un grupo vestido con trajes negros y máscaras del mismo color que llevaba paraguas y maletines, simbolizando un cortejo fúnebre por la muerte de Europa.

Los organizadores, la Confederación Europea de Sindicatos, esperaban la presencia de unas 100.000 personas. La policía belga y los sindicatos no hicieron estimaciones iniciales de la participación, aunque un agente dijo a Reuters que había al menos 50.000 personas.

La primera huelga general en España en ocho años, una protesta contra los recortes del gasto público del Gobierno socialista y la reforma laboral que facilita los despidos, tuvo un impacto limitado, más allá de provocar cortes en el transporte y cerrar algunas factorías. UGT y CCOO afirmaron que unos 10 millones de trabajadores - la mitad de la población laboral española - participó en la huelga, mientras que el Gobierno no quiso dar cifras aún.

Los gobiernos europeos dicen que se han visto obligados a adoptar medidas de austeridad para evitar el peligro de una crisis de deuda soberana como la que sufrió Grecia, pero muchos trabajadores creen que están siendo castigados por unos problemas que no contribuyeron a crear.

“No queremos que se cargue sobre nosotros”, dijo en la capital belga el sindicalista alemán Philipp Jacks.

Graham Smith, un joven funcionario de Edimburgo, dijo: “El mensaje es que necesitamos los servicios públicos porque la gente que los necesita más son los más afectados por la crisis”.

REFORMAS CONTINUARÁN

En los últimos meses se han producido protestas en muchos países. Este miércoles había manifestaciones convocadas en Bruselas, Dublín, Roma, París, Riga, Varsovia, Nicosia, Bucarest, Praga, Vilna, Belgrado y Atenas.

Los principales sindicatos de Grecia, que representan a unos 2,5 millones de trabajadores, no hicieron huelga el miércoles pero realizarán una marcha hacia el Parlamento para protestar contra las medidas prescritas por la UE y el FMI a cambio del rescate del país. Varios sindicatos menores convocaron paros laborales. Los médicos de los hospitales griegos hicieron una huelga de 24 horas y el transporte público se vio afectado.

En Eslovenia, en torno a la mitad de los trabajadores del sector público seguía en huelga por tercer día consecutivo en contra de la congelación salarial, provocando cortes en las carreteras que cruzan la frontera con Croacia.

Según economistas, es improbable que las huelgas y movilizaciones lleven a algún gobierno a abandonar las reformas estructurales y las medidas de ajuste, pero sí podrían hacer más difícil la reelección de algunos dirigentes y limitar el alcance de algunas reformas a largo plazo.

El crecimiento económico se ha reavivado en la Unión Europea en los últimos meses, que tiene una población de 500 millones de personas, y la Comisión Europea espera que la economía de la región crezca un 1,8 por ciento este año, tras una contracción del 4,2 por ciento en 2009.

No obstante, el paro alcanza ya al 9,6 por ciento de la población activa de la UE, y se sitúa en el doble de esa tasa en España, Letonia y Estonia. En opinión de los sindicatos, los planes de austeridad limitarán la creación de empleo.

A los mercados financieros también les preocupa la posibilidad de que Irlanda y Portugal puedan soportar la carga de su deuda y la Comisión desea sanciones más duras para los países que incumplan las normas presupuestarias.

“Entendemos que hay una crisis, pero se está utilizando como excusa para todo tipo de presión sobre empleados y trabajadores, y no para los grandes negocios”, dice Alexander Nikolov, que ha acudido a la manifestación de Bruselas desde Bulgaria.

Dennis Radtue, representante de un sindicato minero del carbón en Alemania, afirma que la brecha entre los ricos y los pobres se está ampliando.

“Los ricos tienen muchas oportunidades de ahorrar dinero sin pagar impuestos, mientras que un trabajador normal tiene que pagar impuestos quiera o no”, dijo.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below