Los sindicatos británicos calientan motores contra los recortes

viernes 10 de septiembre de 2010 12:54 CEST
 

Por Keith Weir

LONDRES, 10 sep (Reuters) - Los sindicatos británicos lanzarán la próxima semana una campaña para convencer a los votantes de que se opongan a los grandes recortes del gasto público previstos en el país, aunque algunos expertos consideran que su capacidad para influir en el Gobierno es limitada.

La coalición entre conservadores y liberales demócratas, que asumió el poder en mayo, planea recortar el gasto en un 25 por ciento en muchos de departamentos para controlar un déficit presupuestario que se eleva a un 11 por ciento del PIB.

Los sindicatos, que celebran la semana que viene su conferencia anual en Manchester, en el norte del país, temen que los recortes supongan cientos de miles de pérdidas de empleos en el sector público.

Esperan empezar a crear el ambiente para una manifestación masiva frente al Parlamento en Londres el 19 de octubre, la víspera del anuncio del programa de gastos para los próximos cuatro años.

Los sindicatos están tratando de mostrar su fuerza en toda Europa mientras los gobiernos tratan de poner orden en las finanzas públicas tras la devastación de la crisis de crédito internacional, pero han tenido poco éxito hasta ahora para resistir las medidas de austeridad.

Brendan Barber, secretario general del Congreso de los Sindicatos (TUC, por sus siglas en inglés), ha realizado paralelismos con las protestas de 1990 contra el "poll tax", un impuesto local que provocó disturbios en Londres y finalmente fue sustituido.

"El 'poll tax' fue derrotado cuando los diputados del gobierno volvieron a Westminster para informar de que había revueltas en sus distritos electorales. El 'poll tax' ofendió al sentido básico del pueblo británico sobre lo que es justo. Lo mismo harán los recortes de gasto", dijo Barber esta semana.

El TUC alega que recortar el gasto demasiado rápido hundirá el país de nuevo en la recesión.

Sus delegados recibirán una opinión experta sobre la situación económica, porque el gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, ofrecerá el principal discurso del acto el miércoles, ocupando un hueco normalmente reservado para una destacada figura gubernamental.

La afiliación sindical se ha reducido a la mitad desde finales de la década de 1970, pero el TUC sigue teniendo 6,5 millones de miembros, muchos de ellos del sector público.