La industria argentina de juguetes se recupera y sale del ocaso

domingo 14 de marzo de 2010 13:34 CET
 

Por Diego Oré

BUENOS AIRES, 14 mar (Reuters) - La industria argentina del juguete es un asunto serio. Tras haber estado al borde de la desaparición en la década de 1990, ha recobrado terreno para convertirse en una de las pocas en Latinoamérica que da la batalla a los productos chinos, que dominan el mercado mundial.

Ya sea por la protección adoptada tras la feroz crisis del país en 2001, que impone derechos de importación de un 25 por ciento, o por la estrategia de los fabricantes de centrarse en productos didácticos, la industria retomó su antigua fuerza, apuntando a restablecer su pleno dominio en el mercado local.

"Somos prácticamente el único país (de Latinoamérica) que tiene una industria de juguetes importante", dijo a Reuters el presidente de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete (CAIJ), Miguel Faraoni.

En la región de Sudamérica, apenas Brasil cuenta con una industria juguetera robusta. Ambos países se aplicaron hasta hace pocos días mutuas restricciones en el comercio del sector.

"El éxito de los juguetes argentinos se debe a una política del Gobierno que entendió que los sectores productivos son necesarios en el país porque generan una masa de trabajo importante", indicó Faraoni.

La industria sudamericana de juguetes se enfrenta a la dura competencia de los productos de origen chino, que representan más del 70 por ciento del mercado mundial, con exportaciones por un valor cercano a los 5.000 millones de dólares (3.410 millones de euros) en 2009.

Las compañías más grandes del mundo en el sector, las estadounidenses Mattel (MAT.O: Cotización) y Hasbro HAS.N, producen gran parte de sus juguetes en China.

GRAN RECUPERACIÓN   Continuación...