13 de febrero de 2010 / 12:23 / en 8 años

Wen Jiabao alerta de los retos de China al inicio del Año Nuevo

PEKÍN, 13 feb (Reuters) - El primer ministro de China, Wen Jiabao, advirtió a su pueblo que mantenga una “mente sobria” ante los desafíos que tienen por delante, mientras el país asiático saludaba el sábado el Año Nuevo chino con ruidosas celebraciones para dar la bienvenida al Año del Tigre.

“En 2010, China afrontará una situación más complicada, tanto en el interior como en el exterior”, dijo la agencia estatal de noticias Xinhua, citando a Wen en unas declaraciones publicadas también por los diarios locales.

La gente debe “mantener una mente sobria y preocuparse más por no quedarse atrás”, agregó.

Debe darse prioridad al “desarrollo económico como tarea central, promoviendo las reformas vigorosamente y abriéndose (...) y haciendo un mejor trabajo para responder a la crisis financiera mundial, para mantener un desarrollo económico estable y relativamente rápido”.

El Gobierno está intentando mantener el equilibrio entre el crecimiento económico necesario para crear empleos en el país de 1.300 millones de habitantes y no permitir que la economía se recaliente y dispare los costes de los productos básicos y la vivienda.

El viernes elevó el nivel de sus reservas bancarias por segunda vez este año, atemorizando a los mercados financieros al mostrar que intenta reducir los préstamos y la inflación.

“Todo lo que hacemos está dirigido a permitir a la gente vivir más feliz con más dignidad”, afirmó Wen.

El gigante asiático registró un crecimiento económico del 8,7 por ciento el año pasado, con diferencia el dato más sólido de cualquier otro país importante, impulsando la demanda de varias materias primas, desde el cobre chileno hasta los minerales ferrosos de Australia.

HU SE REUNE CON TAIWANESES

El presidente Hu Jintao, en cambio, pasó el viernes visitando a inversores taiwaneses en la sureña provincia de Fujian. Los taiwaneses han invertido miles de millones de dólares en China desde que comenzó la distensión entre ambos bandos en la década de 1980, impulsada por la cultura e idiomas comunes.

China y Taiwán están separados desde que una guerra civil terminó con la victoria del Partido Comunista en la China continental en 1949. Los perdedores se refugiaron en la isla, que desde entonces funciona como país independiente, aunque no reconocido por China.

Las relaciones mejoraron más tras la elección en 2008 del presidente taiwanés, Ma Ying-jeou, un político pro-China que ha firmado una serie de importantes acuerdos comerciales y turísticos con Pekín.

“Intentaremos hacer todo lo posible para beneficiar a nuestros compatriotas taiwaneses, y honraremos nuestra palabra”, dijo Hu a los inversores de la isla, según informó Xinhua.

Pekín ha mostrado su enojo hacia Estados Unidos por su decisión de vender armas a Taiwán, en lugar de hacer reproches a la isla autogobernada democráticamente, mostrando cuidado de no dañar las relaciones y su eventual meta de una reunificación.

Se cree que el Año del Tigre viene acompañado de poderes heroicos míticos, incluso aunque los adivinos dicen que es un periodo poco favorables para casarse. De todas formas, se espera que el nuevo año sea bueno para la economía.

En Pekín y en la capital comercial, Shanghái, las calles retumbaban con los espectáculos de fuegos artificiales y el sonido de los petardos, que se creen que ahuyentan a los malos espíritus y animan al dios de la riqueza para que vaya a cada hogar. Las celebraciones se prolongan hasta la madrugada del domingo, marcando oficialmente el primer día del año lunar.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below