11 de febrero de 2010 / 18:47 / en 8 años

La UE promete ayudar a Grecia pero no da detalles

BRUSELAS, 11 feb (Reuters) - Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE se mostraron dispuestos el jueves a ayudar a la endeudada Grecia para evitar una crisis en la eurozona pronunciando palabras de apoyo, pero decepcionaron a los mercados al no ofrecer ninguna propuesta concreta sobre cómo se estructuraría la ayuda.

El presidente permanente de la UE, Herman Van Rompuy, dijo en una rueda de prensa posterior a la cumbre celebrada en Bruselas que Europa está enviando a Grecia un “claro mensaje de solidaridad”, una afirmación de la que se hicieron eco Francia y Alemania.

Pero también dejó claro que Atenas no ha enviado ninguna solicitud formal de ayuda y que, por lo tanto, la UE no puede hacer compromisos concretos en este momento, describiendo la promesa como un “comunicado político”.

El acuerdo para proporcionar ayuda financiera a Grecia no tendría precedentes, y se enfrentaría a unas normas que prohíben los rescates. Pero las promesas retóricas no bastaron para satisfacer a los mercados que, tras subir estos días ante la expectativa de un acuerdo, quieren señales concretas sobre cómo se ayudará a Atenas con su espiral de deuda y déficit.

“Los estados miembros de la zona euro emprenderán acciones decididas y coordinadas si fuera necesario salvaguardar la estabilidad de la zona euro en su conjunto”, dijeron los 27 dirigentes de la UE en un comunicado tras la cumbre.

Los Veintisiete quieren evitar que los problemas de Grecia se extiendan a otros miembros endeudados de la eurozona, como España y Portugal, y provoquen una crisis mayor que podría tener consecuencias para el resto del mundo.

Sin embargo, también quieren mantener la presión para que Grecia aplique un duro plan de austeridad diseñado para recortar los miles de millones de euros de deuda y un déficit que alcanzó el 12,7 por ciento del Producto Interior Bruto del país, más de cuatro veces el límite permitido en la UE.

El comunicado señaló que Atenas ha insistido en su compromiso de reducir el déficit cuatro puntos este año, y que sus progresos se vigilarán regularmente.

“Grecia es parte de la Unión Europea y no se le dejará a su suerte, pero hay normas y esas normas necesitan cumplirse”, dijo la canciller alemana, Angela Merkel.

Grecia necesita este año 53.000 millones de euros para financiar su presupuesto y refinanciar sus deudas, que se espera que crezcan hasta los 290.000 millones de euros este año, casi el 120 por ciento de su PIB.

“Estamos dispuestos a adoptar todas las reformas que sean necesarias para cambiar el modo en el que el sector público opera en Grecia”, dijo el primer ministro helénico, Giorgios Papandreu. “Hemos hecho esfuerzos muy serios para convencer a nuestros socios de que vamos en serio”.

CONCRECIÓN

Cualquier propuesta específica será tratada la semana que viene, cuando se reúnan los ministros de Finanzas de la UE en Bruselas. Mientras, los dirigentes europeos parecen esperar que las palabras de apoyo sean suficientes para restaurar la confianza en las finanzas griegas, haciendo innecesario un rescate.

“La cuestión de compromisos (hacia Grecia) no se ha cuestionado porque el Gobierno griego no ha pedido ningún apoyo financiero, lo que significa que el Gobierno griego cree que no necesita este apoyo financiero. Por esto creo que no deberíamos especular sobre escenarios que están tan lejos del presente”, dijo José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea.

“Obviamente siguen discutiendo, y no se ha alcanzado un acuerdo real”, dijo Marco Valli, analista senior de la eurozona en Unicredit. “Hará falta más concreción para convencer a los mercados de que de verdad hay un plan y que no es sólo un acuerdo superficial sin sustancia”.

Van Rompuy pidió al Gobierno griego que dé los pasos para consolidar su presupuesto de una forma “rigurosa y determinada” y dijo que la Comisión Europea controlará de cerca los progresos junto con el Banco Central Europeo.

Incluso con el apoyo de la UE, el Gobierno griego afronta el enorme reto de de consolidar su presupuesto y recuperar la confianza en una economía cuyos desequilibrios se vieron multiplicados por la crisis económica y financiera y donde el malestar social continúa siendo una amenaza.

El desempleo en Grecia marcó su mayor nivel en casi cinco años, según datos del jueves, y los funcionarios dijeron que continuarían realizando huelgas para protestar por las medidas de austeridad ,que incluyen congelaciones de los salarios de los funcionarios y una revisión profunda del sistema de impuestos.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below