Obama insta al Congreso a respaldar el plan para micro empresas

sábado 6 de febrero de 2010 14:09 CET
 

WASHINGTON, 6 feb (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió el sábado a sus pares demócratas y a rivales republicanos que respalden un plan para destinar 30.000 millones de dólares de la financiación de planes de rescate a los bancos para ayudar a las micro empresas.

Obama se enfrentó a la oposición de los republicanos que quieren que el dinero entregado a grandes bancos sea devuelto al Gobierno para una reducción del déficit del Tesoro estadounidense.

El mandatario aprovechó su discurso semanal por radio e Internet para promover las propuestas que buscan generar un aumento del empleo en pequeñas empresas, por medio de la utilización de 30.000 millones de dólares del Programa de Alivio de Activos en Problemas en préstamos a micro empresas.

La medida sería complementada con el ofrecimiento de un nuevo crédito tributario para más de 1 millón de micro empresas que contraten a nuevos empleados o suban los sueldos.

Obama realizó los comentarios días antes de que el Congreso de Estados Unidos comience a considerar un nuevo proyecto de varios miles de millones de dólares para generar trabajos, que apunta a bajar la cifra de desempleo nacional de 9,7 por ciento.

El clima político en Washington se mantiene tenso mientras legisladores se ajustan a la realidad de que los demócratas ya no tienen la supermayoría de 60 votos en el Senado, tras la victoria republicana por el escaño de Massachusetts.

Siguiendo con un tema que abordó en su discurso Estado de la Unión el 27 de enero, Obama hizo un llamamiento a ambos partidos para que se unan frente a la debilitada economía.

"Las propuestas que he destacado no son demócratas o republicanas; liberales o conservadoras (...). Son pro empresas, pro crecimiento y pro trabajos. Líderes de ambos partidos han respaldado ideas similares en el pasado. Así que unámonos y aprobemos estamos medidas sin demora", enfatizó.

Los republicanos dejaron claro que se mantienen escépticos ante cualquier propuesta demócrata que pueda aumentar el nivel de gasto gubernamental, criticando el presupuesto propuesto por Obama de 3,8 billones de dólares para el año fiscal 2011.

"Los estadounidenses aún están preguntando: '¿dónde están los trabajos?' pero todo lo que obtienen de Washington es más gasto, más impuestos, más deuda y más planes de rescate", precisó el representante republicano Jeb Hensarling, en el discurso semanal de su partido.