La Copa del America sale de los juzgados... directa al mar

jueves 4 de febrero de 2010 12:05 CET
 

Por Paul Tait

SINGAPUR, 4 feb (Reuters) - Una característica que ha hecho de la Copa del America una de las competiciones más duraderas del mundo ha sido su capacidad de reinventarse a sí misma, algo que sucederá de nuevo cuando dos yates de tecnología espacial se enfrenten en aguas de Valencia la semana que viene.

La 33 edición de la Copa, que comienza el lunes, será casi irreconocible sobre la de hace 159 años, cuando el yate estadounidense America, de madera, derrotó a una flota británica de pequeños veleros y goletas en una carrera alrededor de la isla de Wight.

Esta vez, un catamarán gigante, del equipo suizo Alinghi, que dirige Ernesto Bertarelli, se enfrentará al igualmente desafiante BMW Oracle de Estados Unidos, apoyado por el multimillonario de la informática Larry Ellison, en tres carreras por el Mediterráneo.

Será una pugna entre dos de los hombres más ricos del mundo, y algunos de los mejores navegantes del mundo, en barcos de 27,4 metros de eslora, de unos materiales inimaginables hace un siglo, como la fibra de carbono o el kevlar.

A pesar de todos los cambios, las reglas de la competición de 2010 han sido irónicamente determinadas por un documento firmado en 1887, que desde entonces se ha convertido en uno de los documentos más litigados de la historia de este deporte.

Tres años de batallas legales desde que Alinghi defendiera exitosamente la Copa contra el Team New Zealand también en Valencia han llevado a que el evento de 2010 sea una disputa de tres carreras sin la regata preliminar usual de los equipos.

La acritud fuera del agua ha amainado ligeramente, y ambos equipos dicen que están preparados para competir.

"Confiamos en que la carrera empiece el lunes como está previsto -si el tiempo lo permite- y queremos resolver esta competición en el agua", dijo el patrón del Alinghi Brad Butterworth después de la última bronca legal.   Continuación...