Los haitianos entierran al arzobispo fallecido en el seísmo

sábado 23 de enero de 2010 12:22 CET
 

Por Patrick Markey y Matthew Bigg

PUERTO PRINCIPE, 23 ene (Reuters) - Después de más de una semana de buscar supervivientes atrapados entre los escombros, Haití se preparaba el sábado para enterrar a los muertos por el seísmo en medio de indicios de que la vida diaria en el devastado país comenzaba a reanudarse.

Se espera que una gran multitud asistiera al funeral del arzobispo Joseph Serge Miot en Puerto Príncipe, quien falleció en el terremoto que destruyó la capital el 12 de enero. El funeral tendrá lugar en el exterior de las ruinas de la catedral Nôtre Dame.

"Como arzobispo, tiene el privilegio de ser enterrado en la catedral, pero como la catedral quedó destruida, será llevado al cuando se construya una nueva, y no sabemos cuándo sucederá", dijo el arzobispo Bernardito Auza, el embajador del Papa para este país de mayoría católico a la agencia Catholic News.

En medio del dolor, se ven indicios de que Haití vuelve a la vida. Los bancos tienen previsto abrir el sábado y las agencias de envíos de dinero realizaron rápidas transacciones el viernes.

"Quiero obtener algo de dinero enviado por mi familia desde Canadá. Son 500 dólares, pero es difícil. Hay tantas personas", dijo el empresario Aslyn Denis, de 31 años, mientras esperaba en una fila con cientos de personas en el exterior de la oficina de Unitransfer.

Un gran supermercado, Big Star Market, reabrió sus puertas en el barrio de Petionville, vendiendo de todo: desde jamón y carne de cabra hasta bombones para el Día de San Valentín, pero su gerente dijo que tenía productos para sólo una semana o dos y que no había recibido suministros.

Aunque la ayuda de todas partes del mundo ha llegado a la destrozada ciudad en un enorme plan liderado por Estados Unidos, los supervivientes del seísmo acampados en las calles llenas de escombros se quejaban amargamente de que no están recibiendo alimentos.

"Estamos hambrientos, tenemos sed, no podemos aguantar más. Queremos comida, queremos agua. Abajo Préval. Viva Obama", gritaba un grupo de manifestantes fuera de la estación de policía donde el Gobierno del presidente René Préval cumple sus funciones. La policía hizo retroceder a algunas decenas de manifestantes.   Continuación...