Chávez suspende el racionamiento de energía eléctrica en Caracas

jueves 14 de enero de 2010 13:33 CET
 

CARACAS, 14 ene (Reuters) - El presidente venezolano, Hugo Chávez, decidió el miércoles suspender un controvertido racionamiento de electricidad en Caracas al admitir que el plan ha generado inconvenientes, y pidió la dimisión del ministro de Energía Eléctrica.

Horas antes, el militar retirado, que lleva 11 años en el poder, había defendido a capa y espada los planes de ahorro de energía mediante cortes de luz de cuatro horas cada dos días, tras acusar a los gobiernos que lo precedieron y a la falta de lluvias por la crisis de energía.

"He ordenado suspender los cortes eléctricos" únicamente en Caracas, dijo el presidente en un contacto telefónico con el canal estatal VTV, agregando que ha habido "impactos no deseados".

Añadió que en el interior del país el plan de racionamiento continuará porque "marcha de manera correcta el plan" y que lo de Caracas se va a limitar y revisar.

El presidente afirmó que había solicitado la dimisión al ministro Ángel Rodríguez, que había sido designado hace poco para tomar las riendas de la crisis de energía y la dramática bajada del embalse del Guri, del que depende el 73 por ciento de la energía hidroeléctrica que mueve el país.

Venezuela inició el miércoles el plan de racionamiento de electricidad en medio de una gran confusión entre la población, que en su mayoría no estaba informada de los horarios ni preparada para afrontarlo.

Establecimientos comerciales, así como colegios y centros médicos, esperaban mayor información sobre los horarios en los que será cortado el servicio para intentar establecer planes de contingencia, al tiempo que los periódicos comparaban la situación con la que vivió Cuba hace años.

La medida también llevó a una reprogramación de eventos como la final de la serie nacional de béisbol, el deporte principal del país, mientras que algunas personas quedaron atrapadas en los ascensores y otros vieron interrumpidas súbitamente sus compras.

Las autoridades han alertado que se espera que la sequía se mantenga durante unos cinco meses y que de no hacerse el racionamiento, el país podría entrar en un colapso eléctrico desde finales de febrero.

El país petrolero está azotado por una recesión económica y alta inflación, además de continuos apagones y cortes de agua, lo que ha afectado a la popularidad de Chávez, quien busca instaurar un Estado socialista que contrasta con el gusto consumista de la nación.

El déficit eléctrico se calcula en un 12 por ciento, equivalente a 1.669 megavatios (MW), lo que ha causado frecuentes y prolongados apagones, especialmente en el interior del país y lo que ha desatado la furia de los residentes, que suelen bloquear las carreteras en protesta.