Venezuela sigue a la caza de especuladores tras la devaluación

martes 12 de enero de 2010 19:30 CET
 

Por Ana Isabel Martínez y Nelson Bocanegra

CARACAS, 12 ene (Reuters) - Las autoridades venezolanas civiles y militares seguían el martes a la caza de comercios que intenten especular, un día después de que cerraran temporalmente decenas de tiendas por remarcar sus precios tras la devaluación decretada por el Gobierno.

Guardias Nacionales y funcionarios del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis) visitaban el estado Vargas, adyacente a Caracas, para seguir las órdenes del presidente Hugo Chávez, quien el domingo amenazó hasta con confiscar los comercios de especuladores.

Reporteros de Reuters constataron que una ferretería de ese estado fue cerrada por 24 horas el martes acusada de haber cambiado las listas de precios, mientras el grupo de funcionarios se dirigía a un centro comercial para verificar otros comercios.

Ante la estrechez fiscal, el Gobierno socialista se vio obligado a devaluar el vapuleado bolívar y establecer una segunda tasa cambiaria en el marco del control de cambios impuesto en 2003.

La medida dotará de mayores recursos al Gobierno en un año de elecciones legislativas en los que previsiblemente aumentará el gasto, pero podría afectar la popularidad del carismático líder, cuyo respaldo ha bajado a niveles del 50 por ciento.

El Indepabis supervisó el lunes casi 100 comercios, de los cuales cerró temporalmente unos 70, entre ellos dos almacenes de la cadena colombiana Exito IMI.CN por acusaciones de remarcar precios de los productos. También cerró tiendas de ventas de repuestos para vehículos, de electrodomésticos, expendios de alimentos y supermercados.

"La llamada reposición de costes se trata de un cuento chino porque los comerciantes tienen en sus inventarios artículos adquiridos a 2,15 bolívares por dólar y ahora quieren cobrar el doble y hasta más", dijo el lunes la directora de Fiscalización del Indepabis, Valentina Querales.

LO BUENO, LO MALO   Continuación...