12 de enero de 2010 / 18:34 / hace 8 años

Venezuela sigue a la caza de especuladores tras la devaluación

5 MIN. DE LECTURA

Por Ana Isabel Martínez y Nelson Bocanegra

CARACAS, 12 ene (Reuters) - Las autoridades venezolanas civiles y militares seguían el martes a la caza de comercios que intenten especular, un día después de que cerraran temporalmente decenas de tiendas por remarcar sus precios tras la devaluación decretada por el Gobierno.

Guardias Nacionales y funcionarios del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis) visitaban el estado Vargas, adyacente a Caracas, para seguir las órdenes del presidente Hugo Chávez, quien el domingo amenazó hasta con confiscar los comercios de especuladores.

Reporteros de Reuters constataron que una ferretería de ese estado fue cerrada por 24 horas el martes acusada de haber cambiado las listas de precios, mientras el grupo de funcionarios se dirigía a un centro comercial para verificar otros comercios.

Ante la estrechez fiscal, el Gobierno socialista se vio obligado a devaluar el vapuleado bolívar y establecer una segunda tasa cambiaria en el marco del control de cambios impuesto en 2003.

La medida dotará de mayores recursos al Gobierno en un año de elecciones legislativas en los que previsiblemente aumentará el gasto, pero podría afectar la popularidad del carismático líder, cuyo respaldo ha bajado a niveles del 50 por ciento.

El Indepabis supervisó el lunes casi 100 comercios, de los cuales cerró temporalmente unos 70, entre ellos dos almacenes de la cadena colombiana Exito IMI.CN por acusaciones de remarcar precios de los productos. También cerró tiendas de ventas de repuestos para vehículos, de electrodomésticos, expendios de alimentos y supermercados.

"La llamada reposición de costes se trata de un cuento chino porque los comerciantes tienen en sus inventarios artículos adquiridos a 2,15 bolívares por dólar y ahora quieren cobrar el doble y hasta más", dijo el lunes la directora de Fiscalización del Indepabis, Valentina Querales.

Lo Bueno, Lo Malo

Chávez pasó el tipo de cambio de 2,15 bolívares por dólar que regía desde 2005 a 2,6 bolívares, que será suministrado para bienes esenciales, y creó un "dólar petrolero" a 4,3 bolívares para otra amplia gama de rubros.

Pero en el país coexiste un tipo de cambio paralelo que ha sido el marcador de precios y ha contribuido a atizar la inflación. Este cambio rondaba el martes los 6,4 bolívares por dólar en una jornada floja y sin oferta.

Los inversores locales están pendientes de cómo el Gobierno y el Banco Central de Venezuela (BCV) intervendrán, como dijo Chávez, el mercado paralelo para evitar la especulación cambiaria, dotando a los inversores de dólares de forma más transparente y a una tasa mayor a las otras dos.

Chávez, quien mantuvo el cambio oficial durante casi 5 años y se había negado a modificar la tasa porque lo consideraba una medida neoliberal y capitalista, ha defendido su reciente devaluación como una medida que beneficiará al pueblo porque estimulará la producción nacional y disminuirá las importaciones excesivas.

Venezuela está azotada por la mayor inflación del continente, que en 2009 fue de un 25,1 por ciento y de un 30,9 por ciento en 2008, al tiempo que su economía se contrajo un 2,9 por ciento el año pasado.

Mientras los venezolanos tratan de asimilar su nueva realidad económica y se han lanzado a las calles a comprar electrodomésticos previendo que se disparen los precios, bancos y calificadoras han visto sus beneficios.

JPMorgan elevó su recomendación para los bonos venezolanos a "superior a promedio de mercado" en su cartera modelo EMBIG, desde la anterior "similar a promedio de mercado", debido a los efectos positivos de la devaluación porque mejora las cuentas y debería limitar el endeudamiento.

También Standard & Poor's mejoró el lunes a estable desde negativo el panorama crediticio del país y reafirmó la calificación de deuda soberana a "BB-/B".

Por su parte, empresas multinacionales seguían haciendo cuentas sobre el impacto de la devaluación.

Tupperware Brands Corp (TUP.N) prevé un período fiscal "hiperinflacionario" mientras que la empresa de servicios petroleros Helmerich & Payne INC (HP.N) dijo que la medida afectará los resultados de su segundo trimestre.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below