Obama lanza una nueva campaña para aprobar la reforma sanitaria

sábado 9 de enero de 2010 13:39 CET
 

Por Matt Spetalnick

WASHINGTON, 9 ene (Reuters) - El presidente Barack Obama lanzó el sábado una renovada campaña para la aprobación de la reforma del sistema de salud en el Congreso y prometió a los estadounidenses que comenzarán a cosechar los beneficios desde la promulgación de la ley.

Mientras los aliados demócratas de Obama en la Cámara de Representantes y el Senado luchan por fundir los proyectos de ley en uno solo, el presidente usó su discurso semanal por radio e Internet para despejar las dudas públicas sobre su máxima prioridad nacional.

El presidente regresó a la palestra del debate sobre la sanidad tras ocuparse esta semana de los fallos de seguridad que permitieron el atentado frustrado en un avión que se dirigía a Estados Unidos el día de Navidad.

"Estamos a punto de aprobar una reforma de salud que finalmente ofrecerá a los estadounidenses la seguridad de saber que tendrán servicios médicos de calidad y a su alcance cuando pierdan sus empleos, cambien de trabajo o se enfermen", dijo.

Basándose en el amplio resentimiento público hacia las grandes aseguradoras, Obama prometió que "las peores prácticas de la industria de seguros serán prohibidas".

Aunque reconoció que llevará algunos años poner en marcha por completo las reformas, Obama insistió en que "cada estadounidense debería saber que una vez que promulgue la ley, habrá decenas de medidas y beneficios que entrarán en vigor este año".

El mandatario sostuvo que los cambios inmediatos incluirán permitir a los estadounidenses sin seguro con condiciones preexistentes adquirir cobertura a costos razonables, prohibir a las compañías de seguro imponer plazos de atención y límites anuales de servicios y dar a pequeñas firmas créditos para que ofrezcan cobertura a sus empleados.

La reforma del sistema sanitario establecerá los mayores cambios en cuatro décadas en la industria de 2,5 billones de dólares. Ambos proyectos de ley extenderán la cobertura a más de 30 millones de estadounidenses sin seguro y crearán programas para que las personas puedan adquirir el plan que más les convenga.

Pero los demócratas, que controlan el Congreso, afrontan duras negociaciones para unir los proyectos, que difieren en temas como impuestos, el aborto y respecto a si debería haber un plan de seguro administrado por el Estado.

Las medidas deben ser fusionadas y aprobadas de nuevo por cada cámara del Congreso antes de ser enviadas a Obama para su promulgación.