Obama defiende crear un órgano de supervisión financiera

sábado 12 de diciembre de 2009 13:57 CET
 

Por Steve Holland

WASHINGTON, 12 dic (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió el sábado la creación de una agencia de protección al consumidor que la industria financiera quiere debilitar o retirar de una legislación que reforzaría la regulación de Wall Street.

La Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó el viernes las mayores modificaciones sobre regulación financiera desde la Gran Depresión, lo que representa una victoria muy necesaria para Obama, cuyos índices de aprobación han caído por debajo del 50 por ciento.

El presidente y sus aliados demócratas quieren imponer medidas que permitirían evitar que se repitiese una crisis que puso a la economía estadounidense al borde del colapso hace un año. Obama usó su discurso semanal por radio e Internet para pedir "reformas de sentido común".

El proyecto de ley establece la creación de un consejo entre agencias para vigilar los riesgos internos de la economía, endurecería las medidas sobre los fondos de cobertura y las agencias de calificación, establecería una entidad de protección financiera al consumidor y expondría la política monetaria de la Reserva Federal a un escrutinio sin precedentes, entre otras reformas.

Los republicanos y grupos de presión de bancos y firmas de Wall Street - cuyas ganancias podrían verse amenazadas - han luchado durante varios meses para debilitar y retrasar las reformas, criticando lo que llaman una costosa e innecesaria intromisión en los negocios.

La batalla continuará durante meses en el Senado, que se espera que presione para lograr una legislación más modesta.

Obama dijo que la nueva Agencia de Protección Financiera al Consumidor tendría el poder de "poner fin a prácticas engañosas y deshonestas de bancos e instituciones" respecto a las tarjetas de crédito, de débito y a los créditos para coches.

Los detractores de la nueva agencia dicen que crearía más burocracia gubernamental, frenaría la innovación y llevaría a menos posibilidades de elección para los consumidores, algo que Obama negó tajantemente.   Continuación...