La OIT cree que hay 43 millones de empleos en riesgo en el mundo

lunes 7 de diciembre de 2009 19:40 CET
 

GINEBRA, 7 dic (Reuters) - Unos 43 millones de trabajadores corren el riesgo de quedarse fuera de la fuerza laboral mundial o sufrir desempleo a largo plazo si los Gobiernos retiran demasiado pronto las medidas de estímulo económico, dijo el lunes la Organización Internacional del Trabajo.

Una retirada demasiado temprana de las medidas de estímulo adoptadas para combatir la crisis financiera podría posponer durante años la recuperación del empleo, afirmó la agencia de las Naciones Unidas en su último informe sobre el empleo mundial.

El informe no contiene una previsión del desempleo durante tiempo determinado, ya que aún faltan datos.

En septiembre, la OIT señaló que durante 2008 y 2009 el número de desempleados podría aumentar entre 39 y 61 millones frente a los niveles de 2007, hasta una cifra récord de entre 219 y 241 millones.

Para 51 países en los que había datos disponibles -incluyendo a Estados Unidos, Brasil, India y China- la OIT señaló que desde octubre del 2008 se habían perdido al menos 20 millones de empleos.

Según el informe, cinco millones de puestos de trabajo estarían en peligro si se retiran las medidas de ayuda del Gobierno, y 43 millones de empleos podrían perderse entre 2009 y 2012 si los Gobiernos no adoptan las políticas adecuadas.

El incremento en la desocupación se está acercando a la estimación mínima de septiembre debido a las medidas de preservación de empleos en las empresas ayudadas por las medidas de ayuda gubernamentales, señaló el organismo en su estudio.

"A pesar de algunos indicios iniciales de un repunte económico y debido al incremento significativo del desempleo y del empleo temporal, las medidas de apoyo no deberían retirarse de manera anticipada", dijo Raymond Torres, director del Instituto Internacional de Estudios Laborales de la OIT y autor principal del informe.

La OIT estima que el empleo en los países ricos no regresará a los niveles previos a la crisis antes de 2013, mientras que los países de economías emergentes y en desarrollo podrían ver una recuperación en el sector a partir del próximo año, pero sólo volverían a los niveles previos a la crisis en 2011.

El informe reiteró las llamadas de la OIT para aplicar reformas en el sector financiero, cuyos excesos ocasionaron la crisis financiera según el organismo.