EEUU reduce el coste del rescate bancario en 200.000 millones

lunes 7 de diciembre de 2009 12:03 CET
 

WASHINGTON, 7 dic (Reuters) - El coste proyectado de largo plazo del rescate del Gobierno estadounidense a los grandes bancos del país será unos 200.000 millones de dólares (unos 134.000 millones de euros) menos que lo estimado anteriormente, dijo un funcionario del Departamento del Tesoro.

El Gobierno de Barack Obama había calculado que el coste para los contribuyentes de la ayuda a la banca del Programa de Alivio de Activos en Problemas (TARP, por sus siglas en inglés) sería de 341.000 millones de dólares, pero ahora dijo que esa cifra podría reducirse en 200.000 millones de dólares.

"Esa mejoría es debido al hecho de que las inversiones del Tesoro que estabilizaron el sistema están entregando mayores retornos que lo previsto y a que el Tesoro no prevé tener que usar el total de 700.000 millones autorizados del TARP", comentó el funcionario del Tesoro.

El Congreso aprobó el programa TARP en medio de la aguda crisis financiera el año pasado, por lo que el Gobierno pudo inyectar dinero a los bancos en problemas y mantenerlos parados ante el colapso de todo el sistema financiero.

Pero como los mercados financieros se están afirmando y los bancos han empezado a pagar los fondos del TARP, el Tesoro tendrá espacio para considerar si usa y cómo usa parte de los fondos del TARP para otros fines como crear empleo y reducir el déficit.

"Los contribuyentes pagarán menos que lo pensado anteriormente, y el déficit y la deuda serán menores", afirmó el Tesoro.

El déficit fiscal alcanzó un récord de 1,4 billones de dólares en el año fiscal 2009 y se espera que ronde la misma cifra en el año fiscal 2010, debido a las enormes necesidades de financiamiento del Gobierno.

Los bancos están más dispuestos a pagar el dinero del rescate de manera de liberarse de las restricciones sobre pagos y bonos impuestas por el Gobierno, que ellos temen que los haga menos competitivos en relación a las entidades financieras que ya salieron del programa TARP.

En su momento, el Tesoro destacó a los bancos que recibieron dinero del rescate como actores particularmente sólidos en términos de producir dividendos y poder pagar los fondos que recibieron.

"El total de inversiones en bancos de 245.000 millones de dólares en el año fiscal 2009 (que termina el 30 de septiembre) que se proyectó inicialmente que costaría 76.000 millones de dólares, ahora se proyecta que signifique una ganancia de 19.000 millones de dólares", comentó el funcionario.