El calentamiento global mejora la producción inglesa de vino

domingo 15 de noviembre de 2009 14:57 CET
 

Por Tom Bergin

DORKING, Reino Unido, 15 nov (Reuters) - Los recolectores británicos de una empinada ladera, que trabajan recortando racimos de pequeñas uvas púrpura entre hileras de viñedos, pueden considerarse precursores de un planeta más cálido.

En los últimos años unas pocas bodegas británicas, ayudadas por primaveras y otoños más afables, han revivido una tradición de vinos tintos que murió hace unos 600 años.

Los aficionados al vino hasta ahora muestran discrepancias, pero dicen que en un futuro los mejores tintos podrían provenir del norte del canal inglés si una conferencia mundial prevista para el mes próximo en Copenhague no logra acordar un pacto sobre el cambio climático.

"Nos ha beneficiado el calentamiento global", dice Chris White, gerente general de Denbies Vineyard, a unos 40 kilómetros al sur de Londres, mientras observa bandejas plásticas de uvas Pinot Noir que son vaciadas en una prensa vinatera en su bodega.

"El clima determina las variedades de uva que puedes cultivar", afirmó.

Los expertos en el clima han advertido que el calentamiento global modificará los patrones de siembra para los cultivos, hasta el punto que algunos países del tercer mundo podrían volverse demasiado cálidos o secos para cultivar suficiente trigo y maíz y alimentar su mercado interno.

Los dueños de viñas tienen claro que el aumento de temperaturas ya ha redibujado el mapa internacional del vino, y hay regiones que están desarrollando características propias de zonas más al sur.

"Borgoña se ha vuelto más grande y más madura", dijo a Reuters el crítico de vinos Robert Joseph. "Alsacia, al noreste de Francia, que solía producir un vino tinto muy ligero, ahora hace un vino tinto con mucho más cuerpo. Lo mismo pasada en Alemania", indicó Joseph.   Continuación...