Reino Unido pide a un dividido G-20 un acuerdo sobre el clima

sábado 7 de noviembre de 2009 14:51 CET
 

ST ANDREWS, Reino Unido, 7 nov (Reuters) - El ministro británico de Finanzas, Alistair Darling, instó el sábado a sus homólogos del G-20 a trabajar por lograr un acuerdo que alcanzaría los 100.000 millones de dólares (67.000 millones de euros) para reducir el cambio climático, mientras las naciones en desarrollo mantienen su negativa a hablar sobre el tema.

Más tarde, el primer ministro británico, Gordon Brown, reiteró la petición de alcanzar un acuerdo sobre los fondos que serán destinados a combatir el cambio climático.

Este año, Darling está al frente de la tercera reunión de ministros de Economía y banqueros centrales del Grupo de los 20 en St. Andrews, Escocia, dirigida a discutir el progreso de la economía mundial y establecer un marco para asegurar que no vuelvan a ocurrir nuevas crisis en el futuro.

Reino Unido también está decidida a presionar por una ambiciosa meta para hacer frente a los costes del cambio climático para 2020, frente a una importante cumbre internacional sobre el clima que se realizará el próximo mes en Copenhague.

"Realmente creo que es imprescindible que cuando lleguemos al final del día hayamos mostrado que hemos realizado algún progreso real", dijo Darling el sábado al inicio de los diálogos.

"Si no hay un acuerdo sobre finanzas (...) entonces, el acuerdo de Copenhague va a ser mucho, mucho más difícil", agregó.

Sin embargo, parecía haber pocas probabilidades de lograr grandes avances, ya que muchos países emergentes cuestionaban incluso si el tema debería ser discutido en el G-20, repitiendo lo ocurrido en una cumbre realizada en septiembre en Londres.

"El tema es si hablamos sobre ello o no. Reino Unido está bastante motivado sobre este asunto, pero hay algunas objeciones bastante sólidas. Algunos países de mercados emergentes aseguran que no debería ser discutido por razones de procedimiento, que el G-20 no es el foro adecuado", explicó un responsable francés.

Otra fuente de la delegación dijo que los europeos, en particular Reino Unido y Suecia, país que actualmente tiene la presidencia rotativa de la Unión Europea, estaban presionando fuertemente por el tema, pero "están chocando con el bloque del BRIC", precisó, haciendo referencia al grupo de las cuatro principales naciones en desarrollo: Brasil, Rusia, India y China.

La cumbre que reunió a 175 naciones de la ONU en Barcelona terminó el viernes con pocos avances hacia un acuerdo mundial sobre el cambio climático, pero limitó las opciones de ayudar a los países pobres a adaptarse al calentamiento global, compartiendo tecnología y reduciendo las emisiones causadas por la deforestación.

La reunión expuso una disputa entre los países ricos y los pobres sobre la responsabilidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, en un esfuerzo para evitar lo peor del calentamiento global: inundaciones, incendios, sequías, extinción de especies y aumento de los niveles marítimos.