Chávez busca un socialismo sin retorno con nuevas leyes

martes 11 de agosto de 2009 21:35 CEST
 

Por Eyanir Chinea y Enrique Andrés Pretel

CARACAS, 11 ago (Reuters) - Decidido a revertir de una vez por todas el modelo capitalista que dice arruinó Venezuela, el presidente Hugo Chávez impulsa un radical paquete legislativo con el que pretende llevar su revolución socialista a un punto de no retorno antes de que acabe el año.

Chávez está inmerso en lo que ha llamado la transición hacia el "socialismo del siglo XXI", que pasa por continuar en los próximos años incrementando el poder económico del Estado en detrimento del sector privado mientras trata de imprimir su ideología de izquierda en una sociedad consumista.

Para ello, la Asamblea Nacional - controlada por sus seguidores - avanza contrarreloj en más de una docena de leyes que regularán a las empresas, las elecciones, la propiedad, el comercio, el periodismo, las relaciones laborales e implantará una educación socialista en las escuelas del país petrolero.

"Yo les pido, aceleremos la discusión y la aprobación de las leyes revolucionarias en todos los ámbitos de la actividad nacional (para que en diciembre) no haya en Venezuela una sola ley contrarrevolucionaria vigente. ¡Ni una!", instó recientemente a legisladores.

De hecho, Chávez podría solicitar una ley habilitante, que le permite legislar por decreto, para conseguir el objetivo de aprobar todas las reformas antes de que finalice el año.

Analistas dicen que esta ofensiva legislativa culminaría la transformación total de la estructura jurídica del país, iniciada con la aprobación de la Constitución Bolivariana en 1999 y potenciada en febrero con una enmienda a la Carta Magna que suprime el límite a la reelección presidencial.

"La reelección presidencial significó para Chávez una legitimación que le permitió apretar el acelerador jurídico del socialismo (...). Estamos presenciando el punto de no retorno del proyecto del presidente", explicó Claudia Curiel, analista de riesgo político y económico para empresas privadas.

Este año, el Gobierno de Chávez se apoyó en leyes sancionadas por la Asamblea para expropiar firmas agroalimentarias y empresas de servicios petroleros, mientras aprobó otras que le permitieron restar poder a opositores que ganaron cargos regionales en los comicios de 2008.   Continuación...