25 de septiembre de 2008 / 17:35 / en 9 años

Principal amenaza para banca España es espiral de endeudamiento

Por Andrew Hay

MADRID, 25 sep (Reuters) - La principal amenaza para la banca en España es la elevada deuda de las compañías y de las familias y esta situación hace que el sector financiero sea uno de los más vulnerables del mundo a la actual situación de inestabilidad en los mercados crediticios.

Tras la crisis de 1978 y de 1993, España aprobó medidas sobre requisitos legales de capital para que los bancos mantuvieran unos elevados niveles de reservas ante cualquier eventual incremento de las tasas de morosidad.

Analistas consideran que lo que podría estar causando problemas para los bancos y profundizando la crisis económica es si el aumento de los riesgos de impago es mayor al esperado y si persiste la situación de práctica parálisis en los mercados mundiales.

Teniendo el segundo déficit por cuenta corriente más elevado del mundo, el sector privado español afronta el grueso del pago su deuda en 2008 y 2009 mientras que España se dirige hacia su primera recesión en 15 años y los flujos de caja de las empresas se reducen.

"Los bancos pueden sobrevivir durante al menos un año, el problema principal es el nivel de morosidad que estamos viendo", dijo José Carlos Díez, economista jefe en la casa de valores Intermoney.

TRASVASE DE RIESGOS

La amortización de la deuda se ha convertido en un problema debido a la dependencia que España tiene de los fondos extranjeros para equilibrar su déficit por cuenta corriente que en 2007 ascendió a 100.000 millones de euros (unos 147.000 millones de dólares), un 10 por ciento del PIB, el segundo mayor del mundo en términos absolutos después de Estados Unidos.

Empresas y familias realizaron grandes gastos entre 2002 y 2005 animados por el bajo coste de los préstamos en eurozona. El periodo se convirtió en el más intenso del préstamo del sector privado en la historia moderna española coincidiendo con un florecimiento inmobiliario sin precedentes.

La burbuja inmobiliaria estalló este año y arrastró consigo a numerosas empresas del sector. Entre ellas destaca Martinsa Fadesa MFAD.MC, mayor inmobiliaria del país que se vio obligada a solicitar un concurso voluntario de acreedores.

El volumen de préstamos morosos de los bancos y cajas de ahorros subió en julio en 9.626 millones de euros hasta los 38.034 millones, según datos publicados recientemente por el Banco de España, y la tasa de morosidad ascendió al 2,14 por ciento.

El incremento en los datos de morosidad de julio se debió principalmente a la suspensión de pagos de Fadesa.

En la actualidad el mayor riesgo para los bancos radica en la escalada del Euribor --tipo de interés interbancario al que están ligadas la mayor parte de las hipotecas españolas--, el descenso de los precios de los inmuebles y la elevada tasa de desempleo del país.

"El endeudamiento familiar ha alcanzado niveles muy peligrosos", según ASCECO.

Desde que la crisis estalló hace 13 meses, los cuatro prinicpales bancos y las principales cajas ha reforzados sus niveles de reservas y han restringido el crédito, captando más ahorros y vendiendo participaciones en grandes holdings industriales.

El economista de Intermoney dijo que al protegerse ellos mismos han transferido riesgos. Este experto añadió que el sistema bancario español no efrentaba riesgos y que Santander (SAN.MC), BBVA (BBVA.MC), Caja Madrid y La Caixa seguían siendo sólidos.

"El problema es que han desplazado el riesgo del sistema bancario hacia la economía real", agregó.

El resultado, según la fundación de cajas de ahorros (FUNCAS), será que la tasa de morosidad se multiplicará aproximadamente por tres hasta el 6 por ciento a finales de 2009 y el desempleo subirá hasta el 16 por ciento para 2010 desde una tasa de paro actual del 10,4 por ciento.

Este incremento de morosidad podría ser fácilmente absorbido por los bancos, pero la tasa de impagos podría seguir subiendo, según Angel Laborda, analista de Funcas.

"Hay un serio riesgo de que muchas compañías puedan entrar en bancarrota y que miles de personas pierdan sus trabajos, pero esto no haría que el sistema se viniera abajo", explicó Laborda.

Diversos grupos de interés y analistas han advertido que alrededor de la mitad de la deuda corporativa se encuentra fuera del sector constructor y los problemas del crédito de las familias son peores de lo que el Gobierno admite.

"Es inevitable que vayamos a ver más quiebras empresariales y estoy seguro de que se volverá en contra y acabará afectando a los bancos", dijo David Owen, analista de Dresdner Kleinwort.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below