21 de junio de 2011 / 13:07 / en 6 años

PREVIA- Techo gasto de España debe buscar rigor sin lastrar PIB

* España pondrá el viernes primera piedra a Presupuestos

Generales Estado 2012 con techo de gasto austero

* Meta de reducción déficit, esencial en Presupuestos

* Presupuesto no debe estrangular crecimiento económico

para reforzar credibilidad en política económica

Por Manuel María Ruiz

MADRID, 21 jun (Reuters) - Analistas creen que el Gobierno español fijará el techo del gasto de 2012 con el doble objetivo de no separarse un ápice del rigor fiscal a la vez que permita colorear la alicaída economía con un crecimiento saludable.

El viernes, el Gobierno socialista pondrá la primera piedra de los últimos Presupuestos Generales del Estado (PGE) de esta legislatura con dos interrogantes de altura: cuándo y quiénes darán el visto bueno definitivo a las cuentas de 2012.

En un momento en el que los mercados tiemblan ante un eventual contagio al resto de Europa de los problemas de las finanzas públicas griegas, cualquier señal inapropiada sobre la solvencia de España pondría en serios apuros sus costes de financiación.

Independientemente del incierto escenario político -que determinará el momento de elaboración de los PGE- y del eventual respaldo que reciban en el Parlamento, economistas consideran que el límite del gasto no financiero de los mismos debe ser inferior al crecimiento nominal previsto del PIB, el 3,8 por ciento en 2012.

“En mi opinión, salvando el cuándo (se celebren las elecciones) y el quiénes (respalden los presupuestos), sería un buen mesaje para los mercados establecer un techo del gasto público inferior a la previsión nominal del PIB”, dijo Estefanía Ponte, economista de Cortal Consors.

El estricto cumplimento del compromiso fiscal contempla reducir el déficit público hasta el 6,0 por ciento del PIB este año, hasta el 4,4 por ciento en 2012 y hasta el 3,0 por ciento en 2013. Estas cifras son consideradas el Credo de la política económica española.

“Los mercados no contemplan otro escenario que no sea el estricto cumplimiento del calendario de reducción del déficit y, en base a ello, España tiene ahora la confianza finaciera”, dijo un alto responsable de una importante entidad financiera doméstica que pidió no ser mencionado.

“El crédito de los mercados a España se basa casi exclusivamente en su firme compromiso para retomar el equilibrio de sus cuentas públicas”, agregó el alto responsable.

En 2011, el Gobierno tuvo que adoptar una política fiscal muy restrictiva, acelerando el calendario de reducción de su déficit presupuestario, ante la presión de unos mercados financieros que incluyeron a España en su lista negra después de varias rebajas de su calificación crediticia.

El año pasado, Economía rebajó el techo de gasto no financiero en un 7,9 por ciento a 122.022 millones de euros.

EL CRECIMIENTO, PIEZA IMPORTANTE DEL PUZZLE

Según analistas, un aspecto importante que debe extraerse de la crisis griega, más allá de la cotidiana zozobra que provoca en los mercados, es que no hay posible cumplimiento de los compromisos presupuestarios sin un mínimo crecmiento económico.

Para el presidente de Analistas Financieros Internacionales, Emilio Ontiveros, es esencial reiterar el compromiso de España con el rigor fiscal, pero sin estrangular las expectativas de un mínimo crecimento que permita cumplir tales compromisos.

No pocos analistas atribuyen a los duros ajustes a los que se ha sometido a Grecia las dificultades actuales del país para hacer frente a sus obligaciones.

Ontiveros sostiene que este objetivo -- el equilibrio entre rigor fiscal y expansión económica -- es uno de los requisitos a los que se entrentan los PGE de 2012, además de involucrar a las Comunidades Autónomas en el imperativo fiscal.

Actualmente, una de las preocupaciones que destila España sobre su capacidad de reducir el déficit público es el grado de implicación de los gobiernos regionales en esta meta, más aún después del drástico cambio de color político tras las elecciones regionales de mayo, que dejó la mayoría de los gobiernos autonómicos en manos del Partido Popular, en la oposición en el Gobierno central.

“Este es un tema que los mercados han sabido relativizar, porque no contempla otro escenario que no sea el del cumplimiento del objetivo fiscal, supervisado por Bruselas”, agregó el alto responsable financiero.

“Debemos ser conscientes de que este no es un objetivo para un Gobierno, es un objetivo para un país”, indicó.

Información de Manuel María Ruiz; editado por Tomás González

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below