BOE ve baja inflación, no descarta inyectar más capital

miércoles 10 de febrero de 2010 13:17 CET
 

Por Sumeet Desai y Matt Falloon

LONDRES, 10 feb (Reuters) - El Banco de Inglaterra aún podría necesitar inyectar capital en la frágil economía británica, según su gobernador Mervyn King el miércoles, después de que el banco central previera que la inflación se situará considerablemente por debajo de los objetivos dentro de dos años.

La libra caía y los futuros sobre los títulos de deuda del Tesoro británico subían, ya que el sombrío panorama presentado por el banco central reforzaba la impresión de que la política monetaria tendrá que seguir siendo muy laxa durante el resto del año y dejó la puerta abierta a una mayor relajación.

En su informe de inflación de febrero, el banco central pronosticó una inflación al consumo del 1,2 por ciento a principios de 2012, tomando como base la idea de que los tipos de interés del mercado comenzaran a subir en el tercer trimestre de este año.

El Banco de Inglaterra, que la semana pasada congeló su plan de compra de activos por valor de 200.000 millones de libras, añadió que la inflación seguiría por debajo de sus objetivos en dos años aunque los tipos no subieran en absoluto desde su actual mínimo histórico del 0,5 por ciento.

"Es demasiado pronto para llegar a la conclusión de que no serán necesarias más compras", dijo el gobernador del Banco de Inglaterra a periodistas.

"Por eso el Comité mantendrá sus opciones abiertas, y se realizarán nuevas compras si se considera necesario para mantener la inflación en camino de cumplir sus objetivos a medio plazo".

Enfrentado a la peor recesión en décadas y tras haber rebajado los tipos al 0,5 por ciento, el banco central se ha embarcado en una política sin precedentes de "expansión cuantitativa" (inyección de dinero en el sistema financiero mediante políticas no convencionales cuando los tipos de interés se encuentran en cero o cerca de dicho nivel) desde marzo pasado mediante la compra de activos, principalmente títulos del Tesoro, con dinero de nueva creación con el fin de estimular la demanda.

A lo largo de 2009 el banco central amplió su plan inicial de comprar 75.000 millones de libras en activos hasta una suma de 200.000 millones, tras lo cual el pasado jueves optó por evaluar el impacto de estos esfuerzos, en vista de estadísticas oficiales que mostraban que la economía volvió a la senda del crecimiento a finales del año pasado.   Continuación...