Fitch -Países con rating más alto necesitan consolidación fiscal

martes 22 de diciembre de 2009 13:52 CET
 

BANGALORE, 22 dic (Reuters) - Fitch Ratings dijo en su última revisión de deuda soberana que el impacto de los niveles extraordinarios de intervención y apoyo para el sector financiero, además de los paquetes de estímulo fiscal y la severidad de la recesión, ha debilitado los perfiles crediticios de los países con calificación más alta en 2009.

Para aquellos gobiernos que entraron en crisis con una flexibilidad financiera más limitada y una posición fiscal inicial más débil, la presión sobre la calidad crediticia y, por ende, en los ratings soberanos, ha sido inmediato.

Irlanda (AA/estable) perdió su AAA en abril de 2009, Grecia (BBB+) ha visto reducida su calificación en dos ocasiones y sigue con perspectiva negativa, mientras que las perspectivas de Portugal (AA) y Nueva Zelanda (AA+) se revisaron a negativo durante el año.

Para los grandes países con calificación AAA y una mayor flexibilidad financiera, la capacidad de absorber y financiar la expansión de sus cuentas este año ha sido llamativa. No obstante, la capacidad de financiera unos déficit fiscales amplios durante un período prolongado sin estrés financiero no alcanza por sí solo para conservar su estatus de AAA, como mostró la experiencia de Japón.

Mientras que los ratings actuales incorporan una subida sustancial del endeudamiento público, todos los gobiernos con calificación de AAA necesitan articular unos planes de consolidación fiscal más creíbles y fuertes en 2010 para reforzar la confianza y sostenibilidad de las finanzas públicas a medio plazo y el compromiso con una inflación baja y estable.

En opinión de Fitch, España, Francia y Reino Unido en particular deben elaborar unos programas de consolidación fiscal creíbles a lo largo del próximo año teniendo en cuenta el ritmo del deterioro fiscal y los retos presupuestarios para estabilizar la deuda pública. Si no lo hacen se intensificará la presión en los ratings soberanos.