Rajoy reclama un gobierno longevo, fuerte y de amplio acuerdo

martes 30 de agosto de 2016 17:28 CEST
 

Por Carlos Ruano

MADRID, 30 ago (Reuters) - El presidente del gobierno en funciones, Mariano Rajoy, apeló el martes en el Congreso a la necesidad de que España tenga un gobierno firme y longevo que despeje cualquier atisbo de incertidumbre internacional y que permita prolongar la expansión económica y la creación de empleo.

Rajoy, que no cuenta con los respaldos necesarios para revalidar mandato ni siquiera en minoría después de dos elecciones y ocho meses de administración interina, no se limitó a buscar pasar el trámite de investidura iniciado el martes, sino que pidió un consenso que hoy parece más lejano que nunca.

"Necesitamos un gobierno estable, capaz, tranquilizador, necesariamente basado en un amplio acuerdo (...) A España no le sirve un gobierno de un año, ni siquiera de dos", dijo Rajoy en un discurso de investidura en el que volvió a advertir sobre los riesgos del desgobierno sobre la recuperación económica y el empleo.

"España necesita un gobierno con urgencia, los españoles han señalado con claridad su preferencia por el PP y no existe una alternativa razonable", fueron los tres motivos que mencionó el candidato para someterse al escrutinio de un parlamento más dividido que nunca después de dos elecciones en un plazo de seis meses.

El líder del Partido Popular, el más votado y el único de los grandes que en la repetición electoral de junio mejoró los resultados de diciembre, destacó el impulso de la economía tras la peor crisis económica de la democracia y advirtió: "No sería justo nublar este horizonte de prosperidad por culpa de la parálisis política".

Pese a la gran división parlamentaria, Rajoy ha conseguido agrupar 170 votos para ser investido, tras sumar a sus 137 los 32 de la formación liberal Ciudadanos más uno de Coalición Canaria en un pacto que incluye medidas sociales, compromiso de no subir impuestos o promover un pacto en educación, entre otras.

Pero todavía está a seis apoyos de distancia para ser investido el miércoles por mayoría absoluta o a once abstenciones para revalidar puesto el viernes con mayoría simple. El resto de los grupos de la oposición ha asegurado hasta ahora que dirá "no" al candidato.

El propio Rajoy reconoció el fin de semana que la investidura es más un "deseo" que una realidad y dijo el martes que la situación de desgobierno y la posibilidad de unas nuevas elecciones en diciembre es una de las encrucijadas "más graves" del país en los últimos cuarenta años.

"No son las diferencias las que hoy cuentan, sino las concordancias. Ya llegará la hora de las diferencias, una vez que hayamos creado las condiciones para que puedan exponerse", dijo el líder del PP apelando a la responsabilidad de los grupos políticos con los ciudadanos, entre los que crece el desengaño y la exasperación y que, si nada lo remedia, tendrán que volver a las urnas el día de Navidad.

"La mejor manera de preservar la confianza de los ciudadanos en el sistema democrático es cumplir su voluntad", dijo. "Difícilmente se me ocurre un mayor daño que decir a los ciudadanos que su voto ha sido inútil en dos ocasiones y tener que repetir las elecciones generales por tercera vez". (editado por Tomás Cobos)