22 de marzo de 2014 / 18:18 / en 4 años

Miles de manifestantes unen fuerzas en Madrid en las "Marchas de la dignidad"

Por Inmaculada Sanz

MADRID, 22 mar (Reuters) - Decenas de miles de personas procedentes de diversos puntos de España se dieron cita el sábado en Madrid en las llamadas “Marchas de la dignidad” para denunciar lo que consideran una situación de “emergencia social” provocada por las medidas de austeridad.

En un país que sufre los recortes impuestos por la Unión Europea y una elevada tasa de paro, hasta un total de 163 colectivos, desde el 15-M, bomberos, profesores o pequeños sindicatos andaluces, se han sumado a las ocho columnas que han llegado a la capital española, algunos de ellos a pie.

“Estoy aquí para luchar por el futuro de mis hijos”, dijo a Reuters Michael Nadeau, un trabajador autónomo de 44 años que acudió a la marcha con sus hijos pequeños.

“Para los que están en el poder la mayoría somos un simple número y se valora más el dinero que el ser humano”, agregó Nadeau.

Las primeras columnas de ciudadanos que piden “Pan, trabajo y techo para todos y todas” salieron de Asturias a pie el pasado 1 de marzo. En Madrid se ha desplegado un gran operativo de seguridad para prevenir cualquier altercado.

Todas las marchas, procedentes de puntos como Andalucía, Extremadura, País Vasco o la Comunidad Valenciana, confluyeron en una única columna que partió desde la estación de Atocha a las 17:00 horas y que se dirigió hasta la plaza de Colón en medio de un ambiente festivo en el que se expresaban multitud de reivindicaciones.

“La política económica da asco y la corrupción está acabando de calentar a la gente”, dijo a Reuters María, de 45 años, una empleada de comedor en un colegio público que dice haber sufrido una rebaja salarial de un 15 por ciento y cuyo marido, de 48 años, está desempleado.

Las “marchas de la dignidad”, que portan lemas como “No al pago de la deuda”, “Ni un recorte más” o “Fuera los gobiernos de la Troika”, se producen cuando faltan dos meses para la celebración de las elecciones al Parlamento europeo.

“En 2014 nos encontramos ante una situación extremadamente difícil, una situación límite, de emergencia social, que nos convoca a dar una respuesta colectiva y masiva de la clase trabajadora, la ciudadanía y los pueblos”, sostenía el manifiesto difundido por la organización de las marchas, que han anunciado sus intenciones de protestar de forma pacífica.

Alrededor de 1.600 agentes antidisturbios se han desplegado en Madrid, según medios. La delegada del Gobierno en la capital, Cristina Cifuentes, dijo en su cuenta de Twitter que la Policía Nacional y la Guardia Civil “trabajan para garantizar la seguridad ciudadana durante toda la jornada”.

Tras una crisis económica que comenzó en 2008 después del estallido de una burbuja inmobiliaria, España comenzó a salir de la recesión a finales del año pasado en un país que ha sufrido profundos recortes en sectores claves como el de la sanidad y la educación.

La tasa de paro se sitúa en el entorno del 26 por ciento de la población activa y el desempleo afecta a más del 50 por ciento de los jóvenes, mientras que la situación económica y varios escándalos de corrupción que han salpicado a sus gobernantes han minado la credibilidad de los ciudadanos en la clase política.

Un informe de la OCDE publicado esta semana dijo que España es el país donde más han aumentado las desigualdades económicas entre ricos y pobres.

“MOLESTAR A LOS PODERES”

“Estamos sufriendo las políticas ejecutadas por el gobierno del PP al dictado de la Troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea), consistentes en el robo de derechos y el empobrecimiento generalizado de la mayoría social”, sostenía el manifiesto de las “marchas de la dignidad”, que el domingo tienen previsto celebrar una asamblea para evaluar su continuidad.

La columna más numerosa que ha acudido a la manifestación de Madrid fue la procedente de Andalucía, con 600 autobuses, según los organizadores de la marcha.

Los asistentes ondeaban banderas comunistas, republicanas o vestían de blanco y verde en defensa de la sanidad y la educación públicas. También portaban pancartas en las que podía leerse “Dictadura de los mercados, no”, “Por la dignidad de la juventud”, “No a los recortes sociales” o “Robo y corrupción, la marca España” y en contra de la monarquía.

“Estoy harto de este sistema que llaman democrático. Hay que molestar a los poderes”, dijo a Reuters José Luis Arteaga, un profesor de 58 años, funcionario, que aseguró que los recortes en los últimos dos años le han quitado casi un 20 por ciento de su sueldo.

La delegada del Gobierno en Madrid emitió una advertencia ante la posibilidad de que se llevara a cabo una acampada, como ya ocurriera en la Puerta del Sol de la capital con el movimiento 15-M.

“Acampar en Madrid está prohibido fuera de las zonas habilitadas específicamente para ello, y las Fuerzas de Seguridad harán cumplir la ley”, dijo Cifuentes en su cuenta de Twitter.

En mayo de 2011, cientos de personas acamparon durante semanas en la Puerta del Sol de Madrid, iniciando el movimiento de los “indignados”. (Información adicional de Carlos Ruano; Escrito por Raquel Castillo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below