El BCE evitará activar el programa de compras de bonos

jueves 7 de marzo de 2013 11:14 CET
 

Por Sakari Suoninen

FRANCFORT, 7 mar (Reuters) - El Banco Central Europeo evitará una acción drástica el jueves para ayudar a Italia o cualquier otro país de la zona euro en dificultades, a pesar de la amenaza de que las turbulencias políticas en Roma puedan empeorar la crisis de la deuda del bloque.

Se prevé que el BCE mantendrá sin cambios sus tipos de interés en el mínimo récord de 0,75 por ciento y en general tampoco modificará las previsiones del crecimiento y la inflación en su encuentro de este mes, que comenzó a las 0800 GMT.

El presidente de la entidad, el italiano Mario Draghi, reafirmará que no se considera un alivio de las normas del organismo para las compras de bonos que sirva para acomodar la situación de Italia, dijeron analistas.

Solo si los gobiernos se comprometen con reformas económicas que reduzcan la deuda, el BCE ofrecerá su asistencia, y después del indefinido resultado electoral de la semana pasada, en Italia no hay un gobierno que pueda hacerlo.

Incluso cuando se forme uno, le costaría ignorar el voto fuerte contra la austeridad que emitieron los italianos.

"Las reglas del (programa de asistencia del BCE) OMT son muy claras y no hay manera en la que el BCE vaya a apartarse de esas reglas", dijo un economista de Unicredit, Marco Valli.

Los rendimientos de los bonos del gobierno italiano bajaron el miércoles cuando los inversores depositaron su fe en la capacidad del BCE para evitar que el país se hunda en una crisis total. Eso incrementó la presión para que el BCE actúe.

En la habitual conferencia de prensa posterior al anuncio de la decisión sobre los tipos, Draghi puede hacer frente a muchas preguntas sobre si se usará pronto el programa de compras de bonos, denominado Transacciones Monetarias Directas (OMT, por sus siglas en inglés).

Un sondeo de Reuters entre economistas mostró que la incertidumbre derivada de la elección italiana hace más probable que el BCE tenga que ayudar a las naciones en problemas, por medio de compras de sus títulos, en algún momento. Pero es más probable que España reciba la ayuda, no Italia. (Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Emma Pinedo)