PIB español prolongó su atasco en primer trimestre: INE

jueves 30 de mayo de 2013 09:01 CEST
 

MADRID, 30 may (Reuters) - El producto interior bruto (PIB) de España encadenó su séptimo trimestre de contracción entre los meses de enero y marzo de este año al continuar la debilidad de los componentes internos de su economía que solo sigue respaldada por el sector exterior.

El Instituto Nacional de Estadística confirmó el jueves en base a datos completos que el PIB del país se contrajo un 0,5 por ciento intertrimestral entre los meses de enero y marzo, frente a una caída del 0,8 por ciento del trimestre anterior.

En términos interanuales, la contracción del primer trimestre alcanzó el 2,0 por ciento desde el 1,9 por ciento del cuarto trimestre de 2012.

Cuando divulgó los datos preliminares del primer trimestre en abril, la oficina de Estadística explicó que este resultado era consecuencia de una aportación negativa de la demanda nacional, compensada parcialmente por la demanda externa.

Según el INE, la contribución al crecimiento agregado de la demanda nacional fue dos décimas más negativa que en el trimestre anterior, situándose en el -4,9 puntos, mientras que la demanda externa aumentó una décima su aportación al PIB trimestral a 2,9 puntos, frente a 2,8 puntos del trimestre anterior.

Además, el empleo de la economía cayó a un ritmo anual del 4,5 por ciento, dos décimas por encima de la tasa registrada en el cuarto trimestre de 2012, equivalente a una reducción neta de unos 761.000 puestos de trabajo a tiempo completo en un año. Por su parte, las horas efectivamente trabajadas se contrajeron un 5,6 por ciento en términos interanuales.

Por su parte, el crecimiento del coste laboral unitario se situó este trimestre en el -3,2 por ciento, cuatro puntos por debajo del deflactor implícito del PIB.

Un informe divulgado el miércoles por el Banco de España apuntó a que el PIB continuó en contracción en los primeros compases del segundo trimestre, pero indicó que detectaba una evolución menos negativa en términos de demanda y consumo.

En abril, el Gobierno español revisó a la baja sus estimaciones de crecimiento para este y el próximo ejercicios, empeorándolas hasta el -1,3 por ciento desde el -0,5 por ciento anterior para 2013 y recortando sus previsiones de crecimiento hasta un +0,5 por ciento desde el +1,2 por ciento de su anterior proyección para 2014. (Información de Manuel María Ruiz; editado por Robert Hetz)