Gobierno español defiende PGE, promete cumplir meta de déficit

martes 24 de abril de 2012 14:08 CEST
 

Por Manuel María Ruiz

MADRID, 24 abr (Reuters) - El Gobierno español se mostró firme el martes en su defensa de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2012 al calificarlos como los más adecuados para sacar a España de la crisis económica, a la vez que prometió el cumplimento del objetivo de reducción del déficit fiscal que citó como la mayor prioridad.

El ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, quien abrió la sesión plenaria en el Congreso de los Diputados sobre el debate a la totalidad de los PGE, definió de excepcionalmente austeras las cuentas públicas en un contexto de severa crisis económica originada por el fuerte endeudamiento exterior del país.

"La crisis exige respuestas de crisis (...) Estos son los Presupuestos más austeros de la democracia y también los Presupuestos más realistas para la crisis económica que estamos viviendo", dijo Montoro.

Montoro, que aprovechó su intervención para anunciar un nuevo Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) en la primera quince de mayo, dijo que la Ley de Estabilidad Presupuestaria respalda el control de las cuentas de todas las administraciones públicas ahora que, según él, existen dudas sobre la viabilidad financiera de las CCAA.

Sin embargo, el responsable de Hacienda alabó la posibilidad contemplada en la nueva Ley de intervenir en aquellas CCAA que incumplan los objetivos de déficit, que tildó de irrenunciables.

"Si hay dudas sobre España, esas dudas conciernen a las CCAA, las Corporaciones Locales (...) La responsabilidad del Gobierno es coordinar las políticas financieras de las Autonomías y eso es lo que está haciendo desde el primer segundo (...) Las CCAA van a cumplir el objetivo de déficit público establecido en el CPFF (...)", apostilló Montoro.

"Con la reducción del déficit desde el 8,5 por ciento (de 2011) hasta el 3,0 por ciento de 2013, España habrá hecho un gran cambio con la eliminación del déficit estructural", dijo.

En las últimas semanas España se ha situado en el centro del huracán de la crisis de deuda de la eurozona ante las dudas de los inversores sobre la capacidad del país para cumplir los objetivos fiscales en un clima recesivo, sobre el frágil sector bancario y sobre las deficitarias cuentas de las regiones.   Continuación...