PREVIA-La campaña del 20-N arranca marcada por crisis y paro

jueves 3 de noviembre de 2011 23:03 CET
 

Por Teresa Larraz Mora

MADRID, 3 nov (Reuters) - España arranca esta medianoche la campaña para las elecciones del 20 de noviembre con una economía estancada, una cifra récord de parados y en plena crisis de deuda de la eurozona, por lo que se espera que los votantes den la espalda al Partido Socialista en el poder y el Partido Popular se alce triunfador.

Los sondeos coinciden en dar la victoria por mayoría absoluta al partido de centroderecha de Mariano Rajoy, que aboga por un mensaje de cambio y de diálogo para un proyecto basado en la austeridad de las administraciones públicas y en la creación de empleo, aunque sin concretar mucho más allá del apoyo a los emprendedores mediante rebajas fiscales.

Su rival es el ex vicepresidente del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba, que tiene la complicada tarea de evitar el batacazo de los socialistas y sobre todo un castigo del electorado que lo hunda por debajo del peor resultado obtenido por el PSOE hace 11 años.

"Es más fácil que el (Real) Madrid le gane al Barça, no le quepa ninguna duda", respondió Rubalcaba, en una entrevista grabada que se emite por la noche en Marca TV, cuando se le preguntó si sería más difícil un triunfo del equipo madridista o remontar ante Rajoy.

Un total de 35,7 millones de españoles están llamados a las urnas para unos comicios que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, convocó a finales de julio, anticipándolos cuatro meses, ante un panorama económico que ya entonces era complicado pero que no ha hecho más que empeorar.

El crecimiento del Producto Interior Bruto se estancó en el tercer trimestre, y hace aún más difícil alcanzar el objetivo del Gobierno de final de año del 1,3 por ciento; la tasa de paro se sitúa en el 21,5 por ciento, con casi cinco millones de desempleados; y los pronósticos apuntan a que tampoco podría cumplirse el objetivo de déficit público, establecido en un 6,1 por ciento del PIB.

Esta situación se hace aún más enrevesada por la crisis de deuda de la eurozona y la incertidumbre desatada por Grecia, donde el primer ministro, Georgios Papandreu parece dispuesto a retirar su propuesta de convocar un referéndum sobre el millonario rescate pactado con la UE y el FMI, optando a cambio por forjar un consenso político más amplio, tras un anuncio que ha llevado incluso a que se considere en peligro la supervivencia del euro.

Ni siquiera se espera que el fin definitivo de la violencia anunciado por ETA el mes pasado después de 40 años de atentados influya sobre los votantes a favor de Rubalcaba, que desde su labor al frente del Ministerio del Interior contribuyó al debilitamiento de la banda.   Continuación...