FMI ve riesgo en menor demanda y alta inflación

jueves 17 de julio de 2008 17:25 CEST
 

WASHINGTON, 17 jul (Reuters) - El Fondo Monetario Internacional revisó al alza el jueves las estimaciones realizadas en abril sobre el crecimiento económico global para este año y el próximo, pero advirtió que la demanda se está desacelerando y que la inflación está avanzando.

En una actualización de las proyecciones económicas de abril, el FMI dijo que el ritmo de crecimiento mundial se desaceleraría a un 4,1 por ciento este año desde un 5 por ciento en el 2007.

En el 2009, el crecimiento se desaceleraría aún más, a un 3,9 por ciento.

Pero esas estimaciones son mejores a las formuladas en abril, cuando el Fondo calculó que el crecimiento mundial se desaceleraría a un 3,7 por ciento en 2008 y a un 3,8 por ciento en 2009.

El FMI señaló que el impacto de las turbulencias por la crisis crediticia en Estados Unidos se seguía filtrando a través de la economía global, aunque indicó que un paquete de estímulo fiscal lanzado por la Casa Blanca estaba apoyando a los consumidores, aunque sea de forma temporal.

El Fondo estima ahora que la economía estadounidense se expandirá un 1,3 por ciento en 2008 en lugar del 0,5 por ciento que había proyectado en abril. Para el 2009, espera una expansión del 0,8 por ciento en vez del 0,6 por ciento previo.

Pero señaló que el panorama encerraba varios riesgos clave.

"La economía global está en una situación difícil, atrapada entre una desaceleración fuerte de la demanda en muchas economías avanzadas y un alza en la inflación en todos lados, sobre todo en los países emergentes", dijo el FMI.

El organismo indicó que la elevada inflación era un fenómeno mundial, pero que se sentía con mayor fuerza en los países en desarrollo, debido a las alzas en los precios de los alimentos y el combustible.

En las economías emergentes se necesitan tipos de interés más altos y un mayor ajuste fiscal, mientras que en algunos países se requiere de mayor flexibilidad en el tipo de cambio, consideró el FMI.

La necesidad de alzas en los tipos de interés en las grandes economías industrializadas es menos acuciante, dado que las expectativas de inflación y los costes laborales se mantendrían estabilizados mientras el crecimiento económico se desacelera, según el FMI, que no obstante recomendó seguir de cerca las presiones en los precios.