Siemens revisará sus previsiones tras un fuerte primer trimestre

martes 26 de enero de 2010 13:20 CET
 

MÚNICH, 26 ene (Reuters) - El grupo alemán Siemens anunció el martes un inesperado crecimiento de beneficios en el primer trimestre del año, gracias a la reducción de costes, y señaló que revisará sus previsiones para 2010 tras el fuerte inicio de año.

Los analistas señalaron el martes que esperaban que la firma aumentara sus expectativas anuales para el año que termina en septiembre, ya que la empresa ha conseguido en el primer trimestre un tercio de su objetivo de beneficios operativos para todo el año.

"Seguimos siendo realistas ante el inestable entorno de negocio o los retos consiguientes. A mediados de nuestro año fiscal (...) revisaremos nuestra previsión", dijo a los periodistas el consejero delegado de Siemens, Peter Loescher.

Los beneficios operativos crecieron en un 11 por ciento, hasta 2,25 billones de euros en el periodo entre octubre y diciembre, mientras que los analistas encuestados por Reuters esperaban de media un descenso del 11 por ciento.

Siemens, que fabrica desde turbinas y trenes de alta velocidad a bombillas y audífonos, insistió en que esperaba que las ventas en el año a terminar en septiembre cayeran en torno a un 5 por ciento, a 73.000 millones de euros. Los beneficios operativos descenderían a 6.000 o 6.500 millones de euros frente a los 7.470 del año anterior, indicó la empresa.

Los analistas consideran que esta previsión es demasiado cauta y se basaban en la suposición de que los precios de venta de sus productos también bajarán.

El año pasado, Siemens completó su programa de dos años para recortar en 1.200 millones de euros sus costes administrativos y de ventas respecto a las cifras de 2007, y ahora está haciendo adquisiciones en todo el mundo y trabajando más en países baratos.

Su rival General Electric dijo la semana pasada que espera unas ganancias planas este año, pese a que sus beneficios cayeron un 19 por ciento y sus ingresos un 10 por ciento entre octubre y diciembre.

Sin embargo, Loescher afirmó que la crisis financiera aún no ha terminado.

"Aunque tenemos todos los motivos para estar satisfechos con nuestro primer trimestre, seguimos (siendo) cautos", dijo, añadiendo que llevará más tiempo hasta que las economías de todo el mundo puedan recuperar sus niveles más altos. Las medidas de ajuste, señaló, son inevitables.