Los beneficios trimestrales de Ericsson se acercan a lo esperado

lunes 25 de enero de 2010 10:52 CET
 

Por Simon Johnson

ESTOCOLMO, 25 ene (Reuters) - El fabricante de telecomunicaciones Ericsson registró una caída mayor de lo esperado en sus ventas trimestrales ante el recorte del gasto por parte de los operadores de telecomunicaciones, al tiempo que la reducción de costes ayudó a que el beneficio operativo cumpliera prácticamente las previsiones.

Ericsson, el primer fabricante mundial de equipos para móviles, dijo que las ventas de redes se vieron perjudicadas por la recesión, aunque retuvo su porcentaje de mercado en todos los segmentos en los que opera.

De nuevo, la compañía no quiso dar una previsión en el incierto clima económico mundial.

El beneficio trimestral de operaciones de Ericsson, excluyendo las alianzas con pérdidas y los costes de reestructuración, fue de 7.500 millones de coronas suecas (710 millones de euros), cerca de las predicciones.

"Mantuvimos la cuota de mercado bien en todos los segmentos, el flujo de dinero fue bueno y nuestra posición financiera es fuerte", dijo el consejero delegado Hans Vestberg, que recientemente accedió al cargo en Ericsson.

Mientras la mejora de la economía significa que el panorama del mercado de estos servicios se ha recuperado, pocos esperan un rebote fuerte y algunos analistas creen que el crecimiento podría retrasarse hasta 2011.

El rival de Ericsson Alcatel-Lucent calcula que el mercado será monótono o crecerá, como mucho, un 5 por ciento en 2010, mientras que Nokia Siemens no vaticina ningún crecimiento.

Ericsson no aportó datos para el presente año, pero dijo que durante 2009, los operadores en varios países en desarrollo habían sido cada vez más cautos en sus inversiones.

Los mercados incluyendo China, India y Estados Unidos, de todas formas, siguieron fuertes y el mercado de servicios profesionales -como mantenimiento y sistemas operadores- fue robusto.

Las ventas fueron de 58.300 millones de coronas frente al vaticinio de 59.800 millones, y la compañía adujo que su unidad clave de sistemas había visto cómo sus ventas se reducían por el recorte de gastos de los operadores en la segunda mitad del año.