Time Warner supera las expectativas económicas en cine y cable

miércoles 5 de noviembre de 2008 16:23 CET
 

NUEVA YORK, 5 nov (Reuters) - El grupo estadounidense de medios de comunicación Time Warner Inc obtuvo el miércoles beneficios mayores a los esperados en el tercer trimestre, por las ventas publicitarias en sus redes de televisión por cable, como CNN, y el éxito de la película "El caballero oscuro".

Pero el grupo de medios, que también controla HBO y los estudios de cine Warner Bros, redujo sus perspectivas económicas anuales, debido a los cargos en su unidad editorial Time Inc y de reestructuración en New Line Cinema.

Time Warner prevé un crecimiento de sus ganancias operativas para 2008, antes de depreciación y amortización, cercano al 5 por ciento, inferior a su estimación anterior de un aumento de entre un 7 y un 9 por ciento.

La compañía pronosticó que los beneficios por acción de operaciones continuas se ubicarán entre los 1,04 y 1,07 dólares. Anteriormente, preveía entre 1,07 y 1,11 dólares por título.

Las ganancias netas de operaciones continuas subieron a 1.100 millones de dólares, o 30 centavos de dólar por acción, desde los 900 millones de dólares, o 24 centavos por valor, en el mismo periodo del año anterior, sostuvo Time Warner.

Si se excluyen elementos extraordinarios, los beneficios fueron de 31 centavos de dólar por acción, lo que superó la previsión media de los analistas de 27 centavos de dólar por papel, según estimaciones de Reuters.

Los ingresos se mantuvieron, como se esperaba, en 11.700 millones de dólares, ya que los analistas pronosticaban 11.860 millones de dólares.

El consejero delegado, Jeffrey Bewkes, dijo mediante un comunicado que Time Warner ha conseguido actuar correctamente "a pesar del desafiante panorama económico, reflejando tanto la diversificación de nuestros ingresos como nuestra capacidad para realizar consistentemente contenidos de marca convincentes".

Las acciones de Time Warner han caído cerca de un 40 por ciento este año, afectadas por las turbulencias de los mercados financieros y los temores a que la debilidad de la economía mundial reduzca los ingresos por publicidad de los medios.