ACTUALIZA 1-Presidente de Pescanova presenta dimisión

miércoles 17 de julio de 2013 19:17 CEST
 

(Añade detalles, antecedentes)

MADRID, 17 jul (Reuters) - Meses después de destaparse un escándalo contable en Pescanova que a la postre derivó en concurso de acreedores, el presidente de la compañía de productos congelados ha renunciado al cargo tras conocerse la semana pasada que bajo su gestión se contabilizaron datos de deuda irreales con el fin de inflar sus resultados.

"(El consejo de administración acordó) aceptar la dimisión de Manuel Fernández de Sousa-Faro como presidente", dijo la compañía en un comunicado al supervisor bursátil.

Además, el consejo de Pescanova ha convocado una junta extraordinaria para el próximo de 12 de septiembre y autorizado al administrador concursal para que busque un asesor financiero que elabore un plan de viabilidad para la compañía.

La semana pasada, una auditoría de KPMG reveló que en el grupo de congelados se desarrollaron prácticas irregulares de manera planificada.

"Los hechos, operativas y prácticas desarrolladas por el Grupo Pescanova no fueron fortuitas, sino que fueron resultado de una planificación de forma consciente que se han venido realizando durante varios años por parte de la dirección de Pescanova", dijo entonces KPMG, en su papel de auditor "forensic", una figura encargada de investigar potenciales fraudes en la contabilidad de las empresas.

El hasta hoy presidente Fernández de Sousa, el accionista José Antonio Pérez-Nievas y otros altos dirigentes del grupo se encuentran actualmente imputados por supuesto falseamiento de cuentas y uso de información relevante.

Según KPMG, la deuda financiera neta del grupo al 31 de diciembre de 2012 era de 3.281 millones de euros, frente a los 1.600 millones de euros declarados en el último resultado conocido a septiembre de 2012, y el patrimonio del grupo era negativo en 927 millones de euros.

Con este nivel de deuda, sería el mayor concurso de acreedores de una empresa no inmobiliaria de la historia española, sólo superado por los de Martinsa-Fadesa y Reyal Urbis.

La situación concursal de Pescanova se produjo después de que el propio presidente del grupo reconociese un volumen de deuda no declarado que impidió presentar las cuentas, en medio de una guerra de acusaciones entre distintos accionistas y ex gestores de la compañía.

Además, diversas operaciones de venta de acciones de algunos gestores -entre ellos Fernández de Sousa-Faro- antes de la situación concursal y de un importante descalabro bursátil han sido objeto de investigación por parte del regulador bursátil hace meses. (Información de Jose Elías Rodríguez; editado por Daniel Ruiz)