El Festival de Benicassim, en el aire por falta de financiación

viernes 21 de septiembre de 2012 17:37 CEST
 

LONDRES, 21 sep (Reuters) - Un gran interrogante pesa sobre el festival de rock que se celebra en la ciudad española de Benicassim después de que sus organizadores dijeran el viernes que no han podido cerrar la financiación que han buscado en las últimas semanas y pidieran la suspensión de la cotización de sus acciones en Londres.

Music Festivals advirtió en agosto de que tendría pérdidas en 2012 después de que la cita anual con la música pop-rock que tiene lugar cada julio en la ciudad castellonense fuera menos rentable que en anteriores ediciones y de que su otro festival, Farm Music Festival, dedicado a la música folk, tuviera unas ventas más flojas de lo esperado.

Benicassim, que nació en 1995, se ha convertido en uno de los grandes festivales del verano en España y ha acogido a grandes estrellas internacionales. Los cabezas de cartel en la edición de este año fueron Stone Roses, Bob Dylan y New Order.

Las entradas para la edición de 2013 ya están a la venta. La empresa no pudo ser contactada inmediatamente para comentar si piensa seguir adelante con ella.

Music Festivals, que además dirige el festival de música irlandesa que se celebra en Londres Feis Festival y el de música rock Costa de Fuego - que comenzó este año también en Benicassim -, está encabezada por Vince Power, fundador del local de música The Mean Fiddler en la capital británica.

En 2011 comenzó a cotizar en el mercado junior londinense de inversión AIM, y tuvo beneficios antes de impuestos de 796.000 libras (unos 993.000 euros) con unas ventas de 13 millones de libras.

"En las últimas semanas, la junta ha seguido diversas propuestas de financiación pero la compañía no ha conseguido procurarse la financiación necesaria que le hace falta", dijo Music Festivals el viernes.

"Mientras la junta estudia los próximos pasos que da, ha pedido que la cotización de sus acciones ordinarias se suspenda, y en su debido momento se hará otro anuncio".

La crisis de la economía europea y el desempleo, sobre todo entre los jóvenes, principales asistentes a los festivales, ha golpeado duramente la venta de entradas.

En Reino Unido la coincidencia con los Juegos Olímpicos también ha sido culpada de los problemas. En agosto, The Big Chill y el festival de música heavy Sonisphere Knebworth fueron suspendidos, mientras que la nueva sede de conciertos London Pleasure Gardens entró en administración concursal en agosto, solo unas semanas después de inaugurarse. (Información de Rosalba O'Brien; Traducido por Teresa Larraz)