20 de junio de 2012 / 16:03 / en 5 años

Sacyr reenfoca estrategia, venta activos financiará inversiones

MADRID, 20 jun (Reuters) - La constructora Sacyr encara una nueva estrategia una vez refinanciado su principal quebradero de cabeza, el crédito solicitado para adquirir su participación en Repsol, en el que primará la rotación de activos maduros para encarar las futuras inversiones del grupo.

El nuevo presidente de la entidad, Manuel Manrique, que accedió a la silla de mando de la compañía tras la salida de Luis Del Rivero por conflictos con el resto de accionistas, explicó en una rueda de prensa previa a la junta de accionistas que la nueva Sacyr, ya sin el apellido inmobiliario de Vallehermoso, estará centrada en la “reducción de deuda, reducción de costes y rentabilidad creciente”.

“Es política de este grupo la rotación de activos una vez que hayan cubierto su ciclo en el cual nosotros hemos extraído el valor añadido (...) a raíz de esto, podemos estudiar cualquier rotación de activos”, dijo Manrique a periodistas.

Como parte de esta nueva estrategia, Sacyr ha dado mandato a la banca de inversión para que busque comprador para la Torre Adriá, un activo inmobiliario en Francia valorado por analistas en el entorno de los 400 millones de euros.

“En Valoriza (filial de servicios) no tenemos encargado nada. No obstante, no queremos decir que no los vendamos, porque nuestra política es la misma, la rotación de activos (...) La Torre Adriá sí tiene un proceso reglado”, indicó Manrique.

No quiso aventurar si, como hizo en la junta de Repsol, Del Rivero acudirá a la junta de accionistas de la empresa que presidió y dijo desconocer cuál es la participación exacta -- por debajo en todo caso del 3 por ciento -- del empresario murciano, al que culpó de la caída de la acción de Sacyr por las ventas realizadas en el mercado.

La acción de Sacyr ha caído un 63,8 por ciento en lo que va de año, afectado por las ventas de títulos en el mercado realizadas por Del Rivero, que ha reducido en los últimos meses su participación del 12 por ciento hasta por debajo del tres por ciento.

Sin embargo, a pesar de que el riesgo de exceso de papel en el mercado pueda volver a producirse como consecuencia de eventual venta de participaciones por parte de las cajas de ahorro presentes en el accionariado, con un 12 por ciento del capital, Manrique afirmó que ese proceso, de hacerse, se hará de forma ordenada.

“Si salen no nos han dicho nada, justamente han renovado la sindicación hace muy poco por otro tiempo mayor, no se si un año o dos, no hay señales de que puedan salir (...) Espero y supongo, que la salida se hará de forma ordenada”, declaró el presidente de la constructora.

Atrás quedan ya las épocas de las grandes inversiones apalancadas, como hizo la compañía para adquirir el 20 por ciento de Repsol -- que se vio obligado a reducir al 10 por ciento para poder refinanciar la deuda -- y el grupo está ahora focalizado en reducir su importante endeudamiento de más de 9.000 millones de euros.

EL DIVIDENDO DE REPSOL PAGA EL COSTE DE LA DEUDA

El presidente de la constructora se deshizo en halagos al equipo gestor de Repsol, aunque no quiso descartar totalmente la posibilidad de la venta de la participación si esta se recupera a medio plazo.

“Vamos a ser un socio leal, tenemos un trato de normalidad con el equipo gestor, con el resto de socios (...) apoyamos los planes de desarrollo desde el consejo y somos plenamente optimistas”, declaró Manrique, que ante la insistencia de las preguntas de los periodistas agregó: “En el largo plazo, es muy difícil decir lo que va a pasar en cualquier actividad”.

Los gestores de Sacyr están convencidos que el dividendo que pagará Repsol en el futuro -la petrolera ha aprobado un pay-out de entre el 40 y el 55 por ciento o en el entorno del euro por acción- les permitirá pagar los intereses del préstamo de casi 2.500 millones de euros.

En cuanto a posibles provisiones adicionales por la fuerte caída en bolsa de Repsol a raíz de la expropiación de YPF, los directivos de la constructora explicaron que deben esperar a que Repsol haga su propio análisis de sensibilidad tras la expropiación de la argentina, algo que se espera en sus resultados semestrales.

Actualmente, Sacyr tiene contabilizada su participación en Repsol en el entorno de los 28,5 euros por acción frente a los 12,57 euros a los que cotiza en Bolsa.

VALLEHERMOSO, A ESPERAR TIEMPOS MEJORES

La que otrora fue la gran generadora del resultado del grupo, la inmobiliaria Vallehermoso, ha pasado a un plano totalmente secundario para Sacyr y la estrategia en la filial es liquidar los activos que tiene construidos y esperar a un eventual cambio de ciclo para que esta división no sea eliminada totalmente.

“Nosotros estratégicamente también hemos dicho como afecta en esta área que es reducción de stock y reducción de deuda. Cuando estemos cómodos y las circunstancias del mercado inmobiliario cambien, yo espero no desaparecer, pero dependen de cómo evolucionen las circunstancias en un futuro”, explicó el presidente de la sociedad. (Información de Andrés González, Editado por Tomás Cobos)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below