ANÁLISIS - España posee todas las cartas de triunfo

jueves 8 de julio de 2010 07:54 CEST
 

Por Nick Mulvenney

DURBAN, Sudáfrica, 8 jul (Reuters) - La selección de fútbol de España reservó un lugar en su primera final del Mundo el miércoles con una muestra de cabeza fría, paciencia, táctica y habilidad en los últimos metros que terminaron siendo mucho para un joven equipo alemán.

La victoria del campeón de Europa por 1-0 en la semifinal disputada en el estadio Moses Mabhida de Durban, fue asegurada por el defensor central Carles Puyol a los 73 minutos, pero construida sobre una base de pases, grandes movimientos y una asfixiante presión sobre el rival.

El equipo alemán más joven en un Mundial en tres cuartos de siglo - con un promedio de edad que bordea los 25 años - iluminó el torneo con un juego ofensivo y espectaculares goleadas, pero en realidad la defensa española nunca se vio realmente amenazada.

El bastión del centro del campo alemán, Bastian Schweinsteiger, el mejor jugador del partido en la victoria 4-0 sobre Argentina en cuartos de final, se vio corriendo una y otra vez el balón que hacían circular con maestría Xabi Alonso, Xavi, Pedro, y Andrés Iniesta.

Este toque desesperante para cualquier rival mostró las debilidades y las lagunas defensivas de Alemania.

Desde el inicio del partido, la "Roja" atacó a la inexperimentada defensa de Alemania. El lateral izquierdo Jerome Boateng, quien jugó apenas su noveno partido internacional en esta semifinal, se vio colapsado por el atrevimiento de Pedro y las subidas de Sergio Ramos por la banda derecha.

Cuando logró contraatacar, Alemania pareció nerviosa e imprecisa y le entregó sin mucha resistencia el balón a los españoles, que volvían a la carga con innumerables pases a un toque.

Mesut Ozil, un de los arquitectos de la goleada 4-0 de Alemania sobre Australia en este mismo estadio en el debut germano en el Mundial, se vió agotado y comenzó a hacer notar cada vez más la ausencia del suspendido Thomas Müller.   Continuación...