Acuerdo en la UE para recortar el CO2 de barcos y aviones

miércoles 21 de octubre de 2009 14:04 CEST
 

LUXEMBURGO, 21 oct (Reuters) - Los ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea llegaron el miércoles a un acuerdo para reducir las emisiones globales de aviones y barcos en un 10 y un 20 por ciento, respectivamente, durante la próxima década, dijeron dos diplomáticos europeos.

La propuesta se presentará a los otros países en la cumbre sobre el clima que tendrá lugar en diciembre en Copenhague para pactar un sustituto del Protocolo de Kioto, la principal herramienta de la ONU contra el cambio climático.

Los sectores marítimo y aéreo no están incluidos en Kioto, que expira en 2012, pero los Veintisiete quieren que se recojan en cualquier acuerdo que se logre en la capital danesa.

El pacto del miércoles es un paso adelante, después de que la víspera los ministros de Finanzas de la UE no consiguieran alcanzar un acuerdo sobre la ayuda financiera para los países en vías de desarrollo con la que pretenderían obtener su apoyo a un acuerdo mundial sobre el clima.

Los países en vías de desarrollo dicen que no pueden reducir las emisiones de dióxido de carbono y adaptarse al cambio de las temperaturas sin el apoyo de los países industrializados, que progresaron con industrias alimentadas con hidrocarbonos y contaminando la atmósfera.

Pero el martes surgió un enfrentamiento entre los países del este y del oeste de Europa que aumentó al día siguiente. Los ministros de Medio Ambiente divergen sobre qué hacer con los derechos excedentes de las emisiones, las llamadas Unidades de Cantidad Atribuida (AAU, por sus siglas en inglés).

Los países del este de Europa tienen una cantidad significativa extra de AAU que venden para obtener dinero, y quieren seguir haciéndolo más allá de 2013, pero otros países como Alemania quieren acabar con estos permisos, diciendo que socavan el sistema.

El martes, nueve de los países más pobres de la UE, encabezados por Polonia, pidieron que se tenga en cuenta su situación económica antes de que la UE llegue a un acuerdo de hasta 15.000 millones de euros en ayuda financiera para el mundo en vías de desarrollo.