España ve soberana la decisión de Colombia sobre las bases

viernes 7 de agosto de 2009 21:08 CEST
 

BOGOTÁ, 7 ago (Reuters) - España expresó el viernes respeto por la decisión "soberana" de Colombia de permitir el uso de varias de sus bases militares a fuerzas de Estados Unidos, un plan rechazado por algunos líderes latinoamericanos y que Bogotá defiende como necesario para combatir el narcotráfico.

La vicepresidenta del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, hizo estas declaraciones tras un encuentro en Bogotá con el presidente Álvaro Uribe, quien durante la semana viajó a varios países latinoamericanos para explicar el plan y despejar las dudas tras las férreas críticas de líderes izquierdistas.

"El Gobierno colombiano ha tomado una decisión en el ejercicio de su soberanía, que el Gobierno de España respeta", dijo Fernández de la Vega en una conferencia en la sede de la Presidencia tras entrevistarse con Uribe.

"El Gobierno de Colombia entiende que es útil para luchar contra el terrorismo y el narcotráfico y el Gobierno de España la respeta (...) es una decisión soberana que respetamos", agregó.

El acuerdo, que está en su fase final de negociación, daría a un limitado número de soldados estadounidenses - máximo 800 - el permiso para usar siete bases militares colombianas, lo cual para el presidente venezolano, Hugo Chávez, constituye una "amenaza" y podría causar una guerra en Sudamérica.

Uribe, en una gira relámpago esta semana por varios países sudamericanos - excepto Ecuador y Venezuela, que han expresado su enérgico rechazo al plan - explicó que la ampliación del acuerdo militar entre Colombia y Estados Unidos es vital para lucha contra la guerrilla y el narcotráfico.

Durante su periplo, obtuvo el respeto de Brasil a su plan y el apoyo de Chile, Paraguay y Perú a la soberanía de Colombia en sus decisiones.

Pero tanto los gobiernos de Uruguay como el de Bolivia le ratificaron su rechazo a cualquier operación militar estadounidense en la región.

El presidente boliviano, Evo Morales, insistió el viernes en que el proyectado despliegue militar es una "traición" del Gobierno de Uribe contra la soberanía de los pueblos latinoamericanos.

Colombia es el mayor exportador mundial de cocaína, y desde la base ecuatoriana de Manta, Estados Unidos organizaba hasta hace poco operaciones de interdicción aérea y marítima para combatir el narcotráfico, que también nutre a la guerrilla izquierdista colombiana.

El Gobierno del ecuatoriano Rafael Correa ordenó el cierre de la base de Manta y el desmantelamiento de operaciones militares de Estados Unidos en el lugar, lo que llevó a Washington a buscar alternativas en Colombia, su principal aliado en la región con quien tiene una amplia cooperación antidroga.