La falta de unidad europea ante la crisis preocupa al FMI

martes 3 de marzo de 2009 10:40 CET
 

WASHINGTON, 3 mar (Reuters) - El responsable del Fondo Monetario Internacional (FMI) se ha declarado preocupado por la incapacidad de los líderes de la Unión Europea para acordar una respuesta común ante la crisis económica mundial.

"Obviamente, este fin de semana, los europeos no actuaron de la mejor manera", dijo el lunes el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, en una entrevista con la radio estadounidense National Public Radio.

"Casi fueron incapaces de encontrar cualquier tipo de solución común", agregó, refiriéndose al encuentro en Bruselas en el que se rechazó un rescate a gran escala de los países de Europa central y del Este, muchos de ellos aspirantes a entrar en la Unión Europea.

"Esa es la razón por la que estoy un poco preocupado sobre la implementación de las políticas correctas, especialmente en la reestructuración bancaria", agregó Strauss-Kahn.

La UE está dividida entre los países ricos como Francia que quieren impulsar a sus industrias, en especial las automovilísticas, y otros más pobres, en su mayoría en el Este, que no pueden darse el lujo de ofrecer estímulos fiscales y rescates.

Alemania, la mayor economía del bloque, se ha resistido a propuestas como la emisión de un bono de la zona euro para recaudar fondos destinados a los miembros que pertenecen al área monetaria y tienen mayores dificultades.

Strauss-Kahn señaló que si bien los países europeos habían actuando bien en la provisión de estímulos fiscales, eran más lentos en lo relacionado con el saneamiento de los balances de los bancos.

"En lo que concierne a los diferentes paquetes de estímulo, lo que se ha hecho está casi 'OK'", dijo. "Pero el segundo tramo del plan tiene que ser el saneamiento de los balances de los bancos, y eso no va muy rápido".

En los últimos meses, Hungría, Letonia, Ucrania, Bielorrusia y Serbia se han encontrado entre un grupo de naciones que ha acudido al FMI para conseguir financiación.

El primer ministro húngaro, Ferenc Gyurcsany, advirtió que la recesión podría causar nuevas divisiones en Europa, dos décadas después del colapso de los Gobiernos comunistas en el Este.