20 de octubre de 2010 / 18:13 / hace 7 años

BREAKINGVIEWS- Gas Natural encara una lucha díficil en Argelia

-- La autora es una columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son personales. --

Por Fiona Maharg Bravo

MADRID, 20 oct (Reuters Brakingviews) - Para un distribuidor de gas es una mala noticia tener problemas con su mayor proveedor. El conflicto entre Gas Natural (GAS.MC) y la empresa estatal argelina Sonatrach parece especialmente perjudicial.

Un tribunal de arbitraje internacional ha obligado al gigante energético español a desembolsar a Sonatrach 2.000 millones de dólares en pagos atrasados y a aceptar un incremento en los precios futuros del gas. Las posibilidades de que la apelación de Gas Natural sea exitosa parecen escasas y Madrid ya está presionando a los argelinos. Los accionistas de Gas natural podrían pagar un precio elevado.

Los problemas empezaron cuando Sonatrach pidió un alza de casi el 30 por ciento en el precio del gas que cobraba a los españoles en 2007.

Entonces, el precio del petróleo estaban al alza. Los contratos de abastecimiento de gas a largo plazo están a menudo vinculados a los precios del petróleo y están sujetos a revisión. Normalmente, las partes llegan a un acuerdo.

Es difícil saber exactamente dónde está la responsabilidad de la ruptura de relaciones. Sin embargo, Gas Natural intentó alcanzar en varias ocasiones un acuerdo con Sonatrach, pero el grupo argelino quiso llevar el proceso al tribunal de arbitraje en contra de los deseos de la firma española, según una fuente familiarizada con la operación.

Teniendo en cuenta las provisiones existentes, y asumiendo que debe pagar toda la cantida debida, la compañía estima que el impacto en sus resultado neto de 2010 es de 450 millones de euros. Asimismo, se estima que el pago restaría 400 millones de euros a su Ebitda previsto para 2012.

Hay riesgos de que el generoso dividendo de Gas Natural se reduzca, lo que dañaría a los principales accionistas, la petrolera Repsol (REP.MC) y la caja de ahorros La Caixa.

El conflicto se ha vuelto político y las relaciones con Argelia no han sido especialmente cálidas. El ministro español de Industria fue esta semana para arreglar las cosas, pero con escaso éxito.

Aunque España ha reducido su dependencia de Argelia a través del mercado gasístico, sigue dependiendo del país norteafricano para un tercio del suministro del gas.

Argelia tiene algunos incentivos para dar el brazo a torcer. Sonatrach es el mayor accionista individual en Medgaz, un nuevo gasoducto de distribución directa a España desde Argelia.

Los argelinos tienen permiso para comercializar directamente a los clientes minoristas en España, mientras a la vez actúan como mayoristas para Gas Natural. El gobierno español podría encontrar las formas de hacer la vida más difícil a Sonatrach, por ejemplo reduciendo el máximo límite permitido a un mismo suministrador. Podría no ser suficiente, pero es todo lo que le queda a España para instar a los argelinos a que sean generosos.

Editado por Chris Hughes y David Evans, traducido por José Luis Gonzalo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below