29 de septiembre de 2010 / 16:22 / en 7 años

La "marcha negra" recibe aire de Bruselas, pero sigue agonizante

Por Jose Elías Rodríguez

LEÓN, 29 sep (Reuters) - Los mineros de las cuencas leonesas del carbón recibieron el miércoles un respiro después de que Bruselas validase ayudas al sector para garantizar su supervivencia al menos hasta el año 2014, aunque la desazón sigue instalada en el ánimo de unos trabajadores que ven comprometido su futuro laboral a medio plazo.

"Lo de Bruselas es sólo un principio (...) y nosotros queremos llegar más allá de 2014", explica Daniel, minero berciano de 34 años.

El miércoles, la Comisión Europea oficializó el plácet a una doble subvención del sector hasta finales de 2014, tal y como adelantaron varias fuentes a Reuters el pasado lunes. [ID:nLDE68S1SK]

El representativo sector del carbón respaldó masivamente una huelga general [ID:nLDE68S0LH] que muchos consideran que llega "tarde" y que se produce después de que el sector haya vivido duras semanas de paros, violentas protestas y huelgas de hambre en demanda de salarios adeudados y de un plan de futuro.

"Esto (la pervivencia de las subvenciones) no nos soluciona nada", explica un minero de 31 años, que no ha cobrado la nómina de agosto. "Creo que esto es el principio del fin de la minería si sigue así. Lo veo como el carbón, muy oscuro".

Sin embargo, a pesar de las dudas sobre su futuro, el visto bueno de Bruselas hizo que la comitiva de 200 mineros que llegaron el miércoles a la capital leonesa con un centenar de kilómetros de camino a sus espaldas tras siete días de marcha se desmarcasen de la manifestación que tendrá lugar por la tarde en León convocada por los principales sindicatos españoles para protestar por la reciente reforma laboral.

Seis representantes sindicales del sector que están encerrados y en huelga de hambre desde hace varios días en la sede del Ministerio de Industria en Madrid han comunicado que a medianoche del miércoles levantarán la huelga de hambre, aunque mantendrán el encierro.

LUCHA ABIERTA POR UN FUTURO NEGRO

En todo caso, la decisión de Bruselas fue recibida tibiamente entre los mineros porque aunque garantizaría el futuro del sector durante cuatro años, condena al cierre a las instalaciones que no sean rentables más allá de esa fecha.

En contraste con otros sectores económicos, los cerca de 7.400 mineros del carbón de las cuatro cuencas del país secundaron mayoritariamente la huelga como ocurriera en el otro paro de 48 horas de la semana previa.[ID:nLDE68L1SI]

Aunque las protestas que realizan desde principios de mes tuvieron su origen en el impago de dos mensualidades a un grupo de mineros que representan al 35 por ciento del sector, el trasfondo de las movilizaciones está en la supervivencia de una industria que tiene fecha de caducidad.

Quizás la movilización más llamativa tanto por su alto componente simbólico como por su repercusión mediática, ha sido la llamada "marcha negra", en la que dos centenares de mineros de las dos cuencas leonesas, Laciana y Bierzo, han caminado pacíficamente hacia León y podrían proseguir hasta Madrid.

Se trata de la segunda marcha de estas características, después de la protagonizada en 1992 por 500 trabajadores y que logró amortiguar las consecuencias de una reconversión que incluía fuertes ajustes de plantilla en la entonces mayor carbonera española, hoy integrada en Uminsa.

Pese al balón de oxígeno llegado de Bruselas, los trabajadores no ven salida a la producción de un carbón más caro, más contaminante y de menor calidad que el importado.

"Esta vez (refiriéndose al 2014) la veo más complicada que hace veinte años. Antes era el Gobierno de España el que quería meter a la minería un hachazo importante, ahora es desde más arriba, hay intereses en Europa, intereses con una presión mediática brutal, entre ellos, los de los lobbies eléctricos. Y lo que mueve este mundo es el dinero", dijo a Reuters Guillermo Sánchez, presidente del comité intercentros de una de las empresas afectadas y uno de los 200 "caminantes".

En un país con una gran dependencia energética, la producción del carbón ha sido hasta ahora subvencionada por el Estado para aprovechar el único combustible fósil del que dispone.

Hasta tal punto es así, que el Gobierno incluso se ha impuesto en contra de los intereses de las empresas eléctricas al obligarlas a adquirir carbón nacional para su producción en detrimento del importado. Y eso pese a que el Ejecutivo socialista, abanderado de las energías renovables, debe cumplir a rajatabla con unos ambiciosos objetivos de reducción de emisiones de CO2 - el carbón es un gran emisor - de cara a 2020.

Distintos actores del sector ven una tendencia decreciente en el mercado de carbón europeo que continuará en los próximos años a medida que las viejas centrales de carbón sigan sustituyéndose por ciclos combinados de gas.

Para ver los principales datos sobre la huelga general en España, hacer doble click sobre [ID:nLDE68J1S3]

Información de Jose Elías Rodríguez; editado por Carlos Ruano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below