7 de octubre de 2015 / 15:40 / en 2 años

ACTUALIZA 1-PREVIA-El crudo y el rating empujarán a Repsol a seguir soltando lastre

(Actualiza enlace a gráfico)

Por Jose Elías Rodríguez

MADRID, 7 oct (Reuters) - La perspectiva de unos precios del petróleo todavía bajos durante varios años más obligarán a la española Repsol a presentar a sus inversores la semana que viene una estrategia centrada en proteger el rating a costa de apretarse el cinturón y seguir vendiendo activos.

El grupo dirigido por Josu Jon Imaz presentará el próximo jueves 15 de octubre su primer plan estratégico con la canadiense Talisman, la compañía con la que Repsol recuperó el perfil de productor perdido en Argentina pero que inundó su balance de deuda en pleno desplome del precio del crudo.

Con las calificaciones de deuda aún bajo amenaza, la gran mayoría de analistas apuesta por desinversiones adicionales a pesar de haber superado recientemente el compromiso de los mil millones de dólares.

Otra piedra angular del plan 2016-2020 será la disciplina en costes y capex. Siguiendo los pasos de otras grandes petroleras, que han anunciado un rosario de recortes de inversiones y despidos para salvaguardar caja y dividendos, la española podría incluso ajustar más el ritmo de inversión anual en exploración y producción (upstream), de 4.500 millones de dólares.

“Tenemos que concentrarnos en los costes”, destacaba como prioridad el director financiero Miguel Martínez en la última teleconferencia de resultados de Repsol, mientras reconocía que la petrolera estaba renegociando muchos de sus contratos de servicios y a pocos meses de trascender los planes del grupo de recortar la plantilla un 6 por ciento en tres años.

* Repsol y petroleras vs Brent: link.reuters.com/put75w

* Capex de petroleras:

* Previsiones de AIE:

* Previsiones crecimiento económico del FMI:

GAS PARA RELLENAR LA CAJA ... PERO EN BOMBONA

Tras desprenderse de inversiones no estratégicas como la participación en CLH, varios pozos en Canadá y el negocio canalizado de propano en España, las especulaciones giran en torno al negocio de butano que, según las valoraciones de algunos analistas, podría aportar por sí solo otros 1.000 millones de euros a las arcas de Repsol.

Sin embargo, parece descartado por el momento por la propia compañía que vaya a desprenderse del 30 por ciento que tiene en Gas Natural, una inversión líquida de 5.500 millones de euros cuyos dividendos sirven, junto con el área de refino, para endulzar una cuenta de resultados amargada por el upstream.

La gasista se considera como una auténtica póliza de seguro para Repsol en caso de un deterioro acentuado en los precios del crudo. Junto con los 3.000 millones de deuda híbrida que todavía tiene previsto emitir, la participación en Gas Natural será clave para las aspiraciones de la petrolera de mantener intacto tanto el grado de inversión como la política de dividendo flexible de 1 euro por acción.

NORMALIZACIÓN DEL REFINO

La Agencia Internacional de la Energía advertía este verano que la “mini era dorada” del negocio de refino no va a durar siempre y que lo previsible es una normalización futura de los márgenes.

Las petroleras integradas han sabido rentabilizar la demanda de productos refinados derivada del hundimiento del crudo hasta el punto de convertirlo en un verdadero colchón.

En el primer trimestre del año, el 60 por ciento de los beneficios de grandes petroleras como BP, Royal Dutch Shell, Exxon Mobil, Total o Eni provino del “downstream”, frente al 18 por ciento del mismo lapso de 2014, cuando el barril de Brent sobrevolaba los 111 dólares.

En Repsol, una de las compañías con márgenes de refino más altos de Europa, el porcentaje fue del 57 por ciento en el primer trimestre, mientras que en el segundo salvó las cuentas al neutralizar las pérdidas relacionadas con la incorporación de Talisman.

Sin embargo, una perspectiva económica menos halagüeña en mercados emergentes de Asia y Latinoamérica plantea dudas sobre la sostenibilidad de esta tendencia y tras este telón de fondo se encuentra la perspectiva “negativa” que S&P aplicó el lunes a las calificaciones crediticias de Repsol (BBB-/A-3).

“La dirección tiene tanto las herramientas como el compromiso para proteger los rating, mientras no se produzca un nuevo y sostenido desplome en los precios o en los márgenes de refino”, advertía la agencia, que no espera que el precio del crudo recupere la cota de 100 dólares por barril al menos en los próximos tres o cuatro años.

Editado por Carlos Ruano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below