Auditor advierte de riesgo de liquidez en Solaria

miércoles 6 de marzo de 2013 16:21 CET
 

MADRID, 6 mar (Reuters) - El auditor de las cuentas del fabricante de paneles fotovoltaicos Solaria advirtió sobre la viabilidad de la compañía, sometida a riesgos de liquidez que dependerán de si logra captar fondos mediante la consecución de proyectos y la venta de activos.

"(Existe) una incertidumbre significativa sobre la capacidad de la sociedad para continuar su actividad que está sujeta al cumplimiento del plan de negocio, debido a las pérdidas incurridas y a la disminución del fondo de maniobra al 31 de diciembre de 2012", dijo el Mazars Auditores en un documento registrado en el supervisor bursátil.

No fue posible obtener comentarios de ningún responsable de comunicación ni dirección de Solaria, pero la propia compañía reconoce en su informe de resultados registrado la CNMV que el fondo de maniobra, uno de los indicadores de la solvencia de una empresa, fue negativo en 2012.

Sin embargo, espera que las desinversiones programadas restablezcan su capacidad de caja a corto o medio plazo.

"Existe actualmente una rotación de la inversión en proyectos propios de plantas fotovoltaicas hacia proyectos gestionados y construidos internamente por el Grupo y posteriormente vendidos a clientes terceros una vez ejecutados (en condiciones de generación de plusvalías atractivas)", aseveró.

El grupo está viendo afectadas sus cuentas por la difícil situación de las empresas de energías renovables en España, lastradas por los sucesivos recortes de primas gestados por el Gobierno, y la fuerte competencia asiática en el sector fotovoltaíco mundial.

Solaria comunicó esta misma semana en una presentación sobre sus resultados anuales que espera vender este año 71 MW fotovoltaicos para financiar sus planes de expansión en mercados de Latinoamérica y Caribe, Oriente Próximo y Sudáfrica.

En 2012, Solaria incurrió en unas pérdidas atribuibles de 24,2 millones de euros, frente a números rojos (reformulados en dos ocasiones) de 96 millones en 2011, con un fuerte desplome de la cifra de negocio hasta los 35 millones, desde 111 millones.

Solaria opera en un sector con un fuerte exceso de capacidad y que ha causado, especialmente a los fabricantes europeos, problemas de financiación que en algunos casos ha terminado en la quiebra de empresas.

Recientemente, la también española Isofoton se acogió a la figura jurídica del preconcurso de acreedores para tener más tiempo con el que negociar la deuda que tiene con sus proveedores. (Información de Jose Elías Rodríguez; editado por Andrés González)