6 de mayo de 2008 / 11:12 / hace 9 años

Expertos sorprendidos por ritmo desaceleración tras indicadores

Por Jason Webb MADRID, 6 may (Reuters) - La caída de la producción industrial y el aumento del desempleo en España se han sumado a los recientes pobres indicadores oficiales, que han creado sorpresa entre los economistas por la velocidad del deterioro de la economía.

La producción industrial se redujo un 2,6 por ciento en marzo en cifras desestacionalizadas, continuando una tendencia de descensos interanuales durante la cual se han producido tres contracciones en cinco meses.

El gobierno tenía la esperanza de que el relativamente pequeño sector manufacturero proporcionara un cierto apoyo ante el bache de la construcción, sector que impulsó la economía durante una década pero que ahora atraviesa un periodo de pérdida de empleo.

El número de parados registrados volvió a subir en abril, esta vez en 37.542, con lo que el número de desempleados ascendió a 2,34 millones, un incremento del 15 por ciento en 12 meses.

Los economistas se mostraron sorprendidos por la velocidad con la que España, que creció una media del 3,7 por ciento anual en la década a 2007, ha entrado en declive económico.

Una explicación es la excesiva dependencia de la economía en la construcción, que dio lugar a una explosión de las hipotecas que, a su vez, contribuyó a que los precios de las viviendas se triplicaran en un plazo de 10 años. Este hecho ha dejado el mercado inmobiliario español un 20 por ciento sobrevalorado, según el Fondo Monetario Internacional.

Esta circunstancia dejó a España particularmente expuesta a la restricción global del crédito.

"La acumulación de datos negativos es sorprendente", expresó José Luis Martínez de Citibank, quien prevé una desaceleración del crecimiento económico a alrededor del dos por ciento desde el 3,8 por ciento del año pasado y contempla nuevos riesgos bajistas.

La desaceleración sería más profunda sin el paquete de estímulo fiscal de 10.000 millones de euros que, junto con el coste del aumento del paro, debe eliminar el superávit público a partir del próximo año.

FORTALEZA DEL EURO CAUSA PROBLEMAS

La industria española se veía mermada por la caída de las ventas por menor así como por la fortaleza del euro, que perjudica las exportaciones, dijo Xavier Segura de Caixa Catalunya.

"Hay una dificultad bastante clara vinculada con la producción de bienes de consumo. Aquí sí se estña detectando una desaceleración del consumo un poco más fuerte de lo que estábamos previendo", expresó.

El índice de servicios de los gerentes de compra proporcionó más malas noticias al revelar la mayor pérdida de empleo en el sector de los nueves años del sondeo de NTC.

La cifra principal del PMI se recuperó ligeramente respecto a marzo, pero a 42,5 sigue muy lejos de los 50 puntos que separan el crecimiento de la contracción.

El gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, miembro también del consejo de gobierno del Banco Central Europeo, señaló que la morosidad en España no era alta, una señal alentadora para el sector bancario, aunque prevé un aumento de este problema.

"Hay un proceso de ajuste en la economía española que está toman do cierta velocidad. Evidementemente va a significar una disminución del empleo en la construcción, indicó.

El comportamiento de la economía española, la cuarta de la zona euro, ha superado a todas las grandes economías del bloque en la última década.

El apetito del país por la deuda corporativa y particular, proporcionado por inversores extranjeros, ha quedado reflejado en el déficit por cuenta corriente, que ha alcanzado en torno al 10 por ciento del PIB. Algunas instituciones financieras españolas ahora tienen más dificultades para obtener dinero extranjero, por lo que se producen restricciones internas.

La adhesión de España al euro ha posibilitado el incremento de la deuda al ofrecer a los españoles unos tipos de interés más bajos. Pero ahora, la fortaleza de la moneda única contra el dólar se ha vuelto incómoda para muchas compañías en España, donde la productividad es baja en términos de la Unión Europea.

La alta inflación, causada en parte por la subida de los precios globales de la energía y de los alimentos, ha reducido las posibilidades de que el BCE procure reactivar la economía mediante un recorte de los tipos de interés.

En el lado positivo, el mundo en desarrollo todavía registra una demanda de exportaciones europeas, incluyendo bienes alemanes y componentes españoles, dijo Segura.

"La clave es ahora centrarse en la competitividad en sectores que no sean el constructor", expresó Fernández Ordóñez.

Additional reporting by Andrew Hay, editing by David Christian-Edwards

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below