Problemas del mercado vivienda costera pasan a activos urbanos

miércoles 2 de abril de 2008 20:12 CEST
 

Por William Kemble-Diaz y Sinead Cruise

LONDRES, 2 abr (Reuters) - Los problemas del mercado de la vivienda costera española se están extendiendo a áreas urbanas y propiedades comerciales, dijeron expertos esta semana, que esperan que las tasaciones muestren descensos de hasta una quinta parte del valor de las propiedades en los próximos meses.

"En el sector inmobiliario de espacios comerciales, si los precios caen otro 20 por ciento sobre las valoraciones actuales, encontraríamos el equilibrio", dijo Ismael Clemente, director de RREEF, división inmobiliria de Deutsche Bank (DBKGn.DE: Cotización) en España.

Incluso entonces, cualquier otra cosa que no sean los activos de muy buena localización podrían tener dificultades para atraer compradores si los inversores se retraen en anticipación a unos mejores activos y unos mayores descuentos por parte de promotoras altamente endeudadas y atrapadas en una crisis crediticia y un mercado en acusada desaceleración.

Algunos promotores españoles ya se han visto forzados a acudir a la administración en busca de ayuda, mientras que otros, incluyendo cotizadas como Colonial (COL.MC: Cotización) o Martinsa Fadesa MFAD.MC, mantienen maratonianas negociaciones con sus acreedores, aumentando las posibilidades de que los bancos tomen activos y los vendan a bajos precios para recuperar parte de efectivo.

Fuentes del mercado dijeron el miércoles que algunas carteras de deuda de inmobiliarias españolas estaban cotizando con descuentos del 40 al 50 por ciento.

Operadores en España también dijeron que los activos físicos en la costa -- bancos de suelo, trabajos en ejecución y promociones terminadas -- estaban siendo compradas por cazadores de gangas de Estados Unidos y por fondos del norte de Europa con descuentos frente a su valor oficial de tasación en la banda del 20 por al 25 por ciento.

Un operador dijo que los apartamentos de nueva construcción, incluso en Madrid, habían caído de media entre un 15 y un 20 por ciento, teniendo en cuenta incentivos como créditos para vacaciones y vehículos gratuitos -- una tendencia que todavía tiene que reflejarse en los datos oficiales de vivienda --.

Los precios subieron un 4,8 por ciento en el cuarto trimestre, el aumento más moderado en casi una década, según datos del Ministerio de Vivienda basados en datos de inmuebles nuevos y de segunda mano.   Continuación...