Inmobiliarias españolas formalizan lobby para enfrentar crisis

lunes 1 de octubre de 2007 17:14 CEST
 

MADRID, 1 oct (Reuters) - Las principales inmobiliarias españolas han constituido oficialmente un grupo de presión o 'lobby' para defender sus intereses, en un momento de desaceleración y de crisis de confianza hacia el sector de la construcción residencial.

El grupo está formado por las firmas cotizadas Colonial (COL.MC: Cotización), Metrovacesa MVC.MC, Realia (RLIA.MC: Cotización), Reyal Urbis URB.MC, Vallehermoso SVO.MC, Renta Corporación (REN.MC: Cotización), Parquesol PSL.MC, y Fadesa FAD.MC. Además, también están presentes algunas no cotizadas como Chamartín, Nozar, Rayet, Restaura y Hercesa, dijo el grupo, que ha adoptado el nombre 'Grupo 14, Inmobiliarias por la Excelencia', en una nota de prensa el lunes.

La creación del lobby se produce tras largos meses de gestación y después de que la inmobiliaria Astroc ASTR.MC sufriese un varapalo bursátil que arrastró al conjunto del sector y generó enorme desconfianza sobre el negocio, particularmente entre inversores extranjeros.

En un momento de fuerte presión en los mercados de crédito, las empresas reconocen que pretenden promocionar sus actividades inmobiliarias a través de "todo tipo de iniciativas técnicas, comerciales o de márketing".

Además, G14 estará en contacto con inversores y analistas internacionales para "aumentar la confianza en nuestro mercado tanto de los particulares como de los grandes fondos de inversión internacionales".

Tras una década de fuerte expansión --que provocó impresionantes crecimientos empresariales y revalorizaciones en bolsa-- el sector español de la vivienda se encuentra inmerso en un proceso de desaceleración.

Las inmobiliarias, que durante años se lucraron del boom residencial en precios y construcción, han diversificado su estrategia hacia el mercado de rentas, mucho menos expuesto a los ciclos.

G14, presidido provisionalmente por el presidente de Fadesa, Fernando Martín, dice representar más del 8 por ciento de la actividad de todo el sector inmobiliario nacional.

El sector inmobiliario en España está tremendamente atomizado, con muchas promotoras que nacen para obras concretas o incluso para gestionar terrenos familiares. Se estima que ninguna de las grandes llega a alcanzar una cuota de mercado superior al dos por ciento.