Fortis, nacionalizado para evitar un contagio como el de EEUU

lunes 29 de septiembre de 2008 07:29 CEST
 

AMSTERDAM/BRUSELAS, 29 sep (Reuters) - El grupo financiero belga-holandés Fortis FOR.BR fue nacionalizado el domingo tras unas reuniones de emergencia entre el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, y los ministros de finanzas de ambos países, para evitar un contagio al estilo de la crisis de Estados Unidos.

Los Gobiernos belga, holandés y de Luxemburgo acordaron inyectar 11.200 millones de euros a la compañía bancaria y de seguros, el que venderá las partes de ABN AMRO que compró el año pasado, una operación considerada detonante de sus problemas.

El primer ministro belga, Yves Leterme, anunció la operación en una conferencia de prensa después de un fin de semana de alta tensión en la zona euro y tras 13 meses de turbulencias financieras en Estados Unidos.

Fuentes cercanas a las negociaciones dijeron que el Benelux optó por el plan de rescate tras el colapso de confianza sobre uno de los 20 mayores bancos de Europa.

Charlas informales con posibles compradores privados había fracasado previamente, según fuentes del sector.

Una oferta informal del banco francés BNP Paribas (BNPP.PA: Cotización) por Fortis fue descartada en favor de una nacionalización, dijo una fuente a Reuters.

La fuente dijo que la oferta de BNP Paribas ascendía a 1,6 euros por acción y que la entidad francesa habría estado buscando además garantías estatales contra posibles pérdidas futuras.

Trichet, quien como jefe del BCE es responsable de proteger la estabilidad financiera de la zona euro, se reunió con Leterme en Bruselas, en una frenética campaña para resguardar el futuro del banco transfronterizo y grupo de seguros.

BNP Paribas e ING Group ING.AS, también mencionado como uno de los posibles interesados, declinaron realizar comentarios sobre las noticias de una posible compra parcial o total de Fortis, dueño desde hace un año del banco holandés ABN AMRO.

La activa participación del presidente del BCE en la crisis de Fortis, un gesto sin precedentes con un banco comercial, dejó en evidencia la seriedad de las preocupaciones por la integridad del sistema financiero de la zona euro.