Andalucía vota en elecciones claves para el PP en España

domingo 25 de marzo de 2012 10:11 CEST
 

SEVILLA, 25 mar (Reuters) - Andalucía, la comunidad más grande de España, vota el domingo en unas elecciones autonómicas que darían el poder al PP por primera vez tras tres décadas de dominio socialista, según los sondeos, lo que supondría un importante respaldo a las reformas y recortes del Gobierno conservador de Mariano Rajoy

El PP de Javier Arenas, que se presenta por cuarta vez a la presidencia de la Junta de Andalucía, obtendría una mayoría absoluta de hasta 59 diputados en un parlamento de 109, mientras el PSOE de José Antonio Griñán perdería 15 puestos en la cámara, de los que también se beneficiaría IULV-CA (Izquierda Unida Los Verdes-Convocatoria por Andalucía) con una subida de hasta nueve escaños.

No obstante, un sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de mediados de marzo apuntaba que el PP estaba al borde de la mayoría absoluta, dejando la puerta abierta a un posible gobierno de coalición entre el PSOE e IU.

Un total de 6,4 millones de electores están convocados a las urnas de una población de casi ocho millones y medio de habitantes que desde el principio de la democracia se ha decantado siempre por el PSOE, un partido en horas bajas que se enfrenta en Andalucía a una pérdida de poder territorial e institucional casi absoluta tras la debacle electoral en las municipales y generales del año pasado.

La crisis económica, el gran índice de desempleo del 31 por ciento, el mayor de España, y los casos de corrupción han desanimado a los andaluces que parecen dispuestos a castigar a los socialistas y cambiar al PP a pesar de que lleguen más recortes en el estado de bienestar.

"Vamos a una victoria estruendosa del PP", dijo Manuel Montero, profesor de Historia en la Universidad de Granada, a Reuters por teléfono esta semana.

"(Los andaluces) saben que va a haber más recortes. La confianza es que los recortes sean sensatos", añadió.

Las elecciones andaluzas se celebran cuatro días antes de una huelga general por la reforma laboral y las medidas de austeridad y cinco días antes de que Rajoy presente su presupuesto 2012 con grandes recortes.