El desempleo en Portugal se dispara a un récord del 14%

jueves 16 de febrero de 2012 19:34 CET
 

LISBOA, 16 feb (Reuters) - La tasa de desempleo de Portugal subió hasta un récord del 14 por ciento a finales de 2011, en un reflejo de los despidos y de los recortes de costes de las empresas en medio de una economía en recesión.

El desempleo cerró de esta forma el cuarto trimestre de 2011 por encima del nivel de 13,7 por ciento previsto para este año en los términos del rescate que debió recibir Portugal de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

El creciente desempleo plantea un desafío para el Gobierno en su búsqueda de nuevos recortes de gastos y de alzas de impuestos para cumplir las duras metas fiscales establecidas en el programa de rescate.

En el tercer trimestre, la tasa de desempleo se había situado en 12,4 por ciento, según dijo el jueves la agencia de estadísticas del país.

"Estábamos esperando una degradación del desempleo, considerando la información que llega desde los centros de empleo, pero esta cifra es sorprendente y supera nuestras proyecciones", dijo Paula Carvalho, economista de Banco BPI.

"Esto muestra que la recesión económica está teniendo un impacto muy significativo en el mercado laboral a una tasa de transmisión muy rápida", agregó.

Si bien el desempleo aún está por debajo de los altos niveles vistos en algunos países periféricos como España, el alza sugiere que las pérdidas de empleo podrían acelerarse este año a medida que cae la actividad económica.

La economía registraría este año su peor contracción desde la década de 1970, en torno a un 3 por ciento, mientras crece el temor a que el país siga los pasos de Grecia y necesite otro rescate.

Hasta ahora, las protestas y huelgas en Portugal contra las medidas de austeridad han sido acotadas, pero los analistas temen que si el desempleo sigue subiendo puedan aparecer brotes de descontento.

La agencia de estadísticas dijo que 771.000 personas estaban sin trabajo en el cuarto trimestre. Al igual que en otros países del sur de Europa, el desempleo juvenil se disparó a un 35,4 por ciento desde el 30 por ciento del tercer trimestre.