Fidel Castro arremete contra España por las críticas a Cuba

miércoles 25 de enero de 2012 15:10 CET
 

LA HABANA, 25 ene (Reuters) - El ex presidente cubano Fidel Castro arremetió contra la Unión Europea y el Gobierno español por intervenir en asuntos de la isla, conminándolos a ocuparse de sus problemas, después de las fuertes críticas a La Habana tras la muerte de un preso por supuestos malos tratos, según un texto difundido el miércoles.

En su artículo titulado "La fruta que no cayó", Castro alude a las recientes críticas contra Cuba tras la muerte de un hombre que la disidencia interna aclama como suyo y alega que murió en huelga de hambre, mientras el Gobierno y medios locales lo han catalogado como un "preso común" y niegan el supuesto ayuno.

"El Gobierno español y la destartalada Unión Europea, sumida en una profunda crisis económica, deben saber a qué atenerse. Produce lástima leer en agencias de noticias las declaraciones de ambas cuando utilizan sus descaradas mentiras para atacar a Cuba", escribió Castro.

"Ocúpense primero de salvar el euro si pueden, resuelvan el desempleo crónico que en número creciente padecen los jóvenes, y respondan a los indignados sobre los cuales la policía arremete y golpea constantemente", agregó en el texto divulgado por medios locales y el sitio oficial www.cubadebate.cu.

La muerte el jueves pasado de Wilman Villar Mendoza, de 31 años, desató críticas contra Cuba de países como Estados Unidos, España y Chile, quienes culparon al Gobierno de La Habana de violar los derechos humanos.

La críticas internacionales se basaron en las informaciones de disidentes, quienes alegan que Villar murió debido a una huelga de hambre de 56 días y a malos tratos recibidos en una prisión de la oriental provincia de Santiago de Cuba.

Cuba ha dicho que Villar recibió atención médica y asegura que sus problemas legales no provenían de acciones políticas, sino de una violenta disputa familiar por la que fue condenado a cuatro años de cárcel. Un comunicado oficial de la pasada semana dijo que cuentan con pruebas de que no hizo huelga alguna.

Este no es el primer caso en que las versiones oficiales y disidentes no coinciden.

En mayo de 2011, por ejemplo, la muerte del disidente Juan Wilfredo Soto provocó una situación similar, cuando opositores dijeron que había muerto debido a una "golpiza" propinada por policías, mientras que el Gobierno y familiares alegaron que fue una pancreatitis que agravó sus problemas cardíacos, hipertensión y diabetes preexistentes.   Continuación...