7 de diciembre de 2011 / 21:33 / hace 6 años

Un libertino se encuentra con la austera Italia en La Scala

* “Don Giovanni” de Mozart abre la temporada de ópera el 7 de diciembre

* El primer ministro Monti y el presidente italiano guardan silencio a su llegada.

* Protesta pacífica contra la crisis de deuda frente al teatro

Por Antonella Ciancio y Ilaria Polleschi

MILÁN, 7 dic (Reuters) - El libertino más famoso de la ópera abrió el miércoles la temporada de la opulenta Scala de Milán, en un teatro donde el primer aplauso se reservó al arquitecto del gobierno más austero de Italia en más de una década.

Fuera, cientos de manifestantes airados abarrotaron la plaza de Milán rodeando el teatro, alzando pancartas y abucheando a los ricos, poderosos y famosos invitados a su llegada para ver al seductor y condenado Don Juan de Mozart.

En los pasillos engalanados con flores de la ópera, un aplauso recibió al presidente italiano, Giorgio Napolitano, la mente maestra de un radical cambio política que ha colocado al tecnócrata Mario Monti, respetado a nivel internacional, en el lugar de primer ministro que antes ocupaba Silvio Berlusconi, acosado por los escándalos.

Mientras Monti y su esposa avanzaban en silencio entre los invitados y se mantenían de pie para escuchar el himno nacional en la sala, los manifestantes que seguían fuera mientras caía el sol expresaron su malestar por los furos recortes a las artes y otras áreas de la economía italiana, que se enfrenta al paquete de austeridad anunciado esta semana por el Gobierno de Monti para ahorrar 30.000 millones de euros.

Bajo una pancarta que decía “No pagaremos por vuestra crisis”, una mujer que sólo se identificó como Antonietta dijo que el súbito cambio de la fortuna ha chocado a los ciudadanos de una de las principales economías de la UE.

“Hace apenas un mes no habríamos imaginado tener un nuevo Gobierno, y estar tan cerca de perder nuestros empleos”, dijo.

Los líderes europeos se reúnen esta semana para lograr una solución a la crisis de deuda que ha engullido a Grecia y obligado a Berlusconi a dimitir en noviembre tras 17 años al timón de un país que es el mayor deudor de la zona euro con 1,9 billones de euros en bonos vigentes.

“Don Giovanni’ es la ópera más grande jamás creada. Nos recuerda que somos responsables de nuestros propios deseos”, dijo esta semana a la prensa el director Robert Carsen. “Es un misterio que nadie puede explicar, un juego sin reglas”, dijo.

Berlusconi dimitió perseguido por el escándalo y con varios juicios pendientes por cargos que van desde la evasión fiscal a pagar por sexo con una prostituta menor de edad.

Los inversores han dado la bienvenida al plan económico de Monti recortando los costes de la deuda italiana, enviando los rendimientos de los bonos italianos de 10 años por debajo del 6 por ciento por primera vez desde el 28 de octubre.

Apenas el mes pasado, Italia parecía encaminarse al desastre después de que el tipo de interés demandado por los acreedores subiera por encima del 7 por ciento, un nivel en el que otros países han solicitado rescates.

TORBELLINO

La Scala ha apostado por el atractivo de “Don Giovanni” para seducir a un público estimado de más de un millón de personas, con una obra emitida en directo por televisión y en cines de toda Europa, Estados Unidos y Rusia.

“‘Don Giovanni’ es un torbellino de energía”, dijo el canadiense Carsen de su primera producción para La Scala, un trabajo que ha tardado cinco años en estar terminado. “Sigue como si no fuera a morir nunca”, dijo.

La obra, representada por primera vez en Praga en 1787 ante el legendario libertino Giacomo Casanova, el Don Juan de Mozart es una de las obras más representadas del mundo. El libreto italiano se centra en sus dos actos en la figura carismática e infiel del personaje del título, finalmente arrastrado al infierno por el padre de una joven a la que seduce.

Carsen ha jugado con los opuestos, mezclando tragedia y comedia para su representación. La cortina se alza sobre un enorme cristal que refleja al mismo teatro, mientras que los intérpretes llevan vestuario moderno.

Entre el reparto de primera línea están el especialista en Mozart Peter Mattei como Don Juan, Bryn Terfel como Leporello, Barbara Frittoli como Doña Elvira y la estrella soprano Anna Netrebko como Doña Ana.

La Scala, con 233 años de historia, se ha dirigido cada vez más a los inversores privados para sobrevivir en sus propias crisis económicas, y los fondos públicos sólo cubren ahora el 40 por ciento de su presupuesto.

Sin embargo, el director general, Stephane Lissner, pidió más fondos públicos esta semana tras la publicación de las medidas de Monti.

“No podemos seguir así”, dijo el francés.

Lissner ha advertido de que el futuro de La Scala podría estar en peligro en los próximos dos o tres años si se afianza una recesión global. El teatro apenas ha logrado cubrir gastos este año.

El año pasado, el director de orquesta Daniel Barenboim, nacido en Argentina, ofreció un duro discurso en apoyo de las artes justo antes de que comenzara la obra, mientras artistas y sindicatos se manifestaban fuera contra los recortes estatales en las artes.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below